EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

PACTOS NUEVO Y ANTIGUO (N. Anderson)

INICIO / AUTORES y SECCIONES
J. G. BELLETT
J. N. DARBY
EDWARD DENNETT
W. W. FEREDAY
F. W. GRANT
L. M. GRANT
F. B. HOLE
WILLIAM KELLY
C. H. MACKINTOSH
F. G. PATTERSON
G. V. WIGRAM
W. T. P. WOLSTON
Escritos de otros Autores: A.E.BOUTER, E.N.CROSS, A.C. GAEBELEIN, F.WALLACE, N. NOEL...
ENLACES/LINKS

MOBI

EPUB

PACTOS – NUEVO Y ANTIGUO

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

RVR1977 = Versión Reina-Valera Revisión 1977 (Publicada por Editorial Clie).

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H. B. Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza).

 

 

Jeremías 31: 31 al 34; 2ª. Corintios 3:3; Hebreos 12:24.

 

N. Anderson

 

Por favor tomen nota del contraste entre el Antiguo y el Nuevo Pacto. El Antiguo con sus 'harás' y 'no harás', y el Nuevo con su "Yo haré". Exigencia en el Antiguo; don o gracia en el Nuevo. Aunque se puede ver que el Nuevo Pacto, en sus términos literales, está aún por hacerse con la casa de Israel y con la casa de Judá, nosotros señalaríamos que Dios está actuando hoy en día sobre la base y el espíritu de él. Así es que, en la institución de la Cena el Señor Jesús dijo, "Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre." (1ª. Corintios 11:25).

 

Las bendiciones que son nuestras ahora anticipan, en cuanto a principio, las de Israel en aquel día cuando ellos disfrutarán los términos reales del Nuevo Pacto tal como es planteado por Jeremías.

 

Si la bendición de ellos va a ser un escrito en el corazón, así hay un escrito en nuestro corazón ahora. La misericordia y la operación soberanas de Dios son tan necesarias para nosotros como para ellos. Así como la ley demostró que ellos eran totalmente incorregibles, del mismo modo nosotros aprendemos que "en mí (nosotros) . . . no mora el bien", y, por el contrario, 'el pecado mora en mí (nosotros).' (Romanos 7:18, 20). Nuestros corazones no son, entonces, menos pétreos que el de ellos. Para ser hechos impresionables Dios debe operar. Él ha hecho esto en el nuevo nacimiento y así, en la misericordia del Nuevo Pacto, Él nos ha dado "tablas de carne." (2ª. Corintios 3:3). "De su propia voluntad él nos engendró" (Santiago 1:18 – VM). "Según su grande misericordia nos hizo renacer . . ." (1ª. Pedro 1:3).

 

Él no está escribiendo la ley en la actualidad — Él está escribiendo Cristo. Dando impresiones de Cristo y formándole a Él en nosotros por el Espíritu del Dios vivo.

 

En Ezequiel 36:27, además del corazón de carne, Él dice, "pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos . . ." Nosotros tenemos el Espíritu ahora como el Espíritu de Su Hijo, enviado a nuestros corazones que clama , "¡Abba, Padre!", y como el vínculo de unión con Cristo en la gloria, y de unos con los otros. Sin embargo y a propósito, los justos requisitos de la ley se cumplen en nosotros que andamos no según la carne sino según el Espíritu.

 

Él será el Dios de ellos, Él es el nuestro como Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo. Él es nuestro Dios pues estamos en relación con Él como hijos, estando asociados con el Hijo de Dios. Nosotros somos también Su pueblo tal como el apóstol Pedro enseña en 1ª. Pedro 2:10. Santiago, en su resumen en la crisis de Hechos 15, se refiere a la declaración de Pedro acerca de cómo Dios había visitado a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para Su nombre. Israel, ahora Lo-Ammi — no sois MI pueblo — será Ammi, en la bendición del Nuevo Pacto (compárese con Oseas 1 y 2). Ellos serán establecidos aún entonces con un régimen nacional propio, sin embargo, distinto de los Gentiles. Los que componen el pueblo de Dios en la actualidad son sacados completamente de Judíos y, "Gentiles, "nuestra ciudadanía está en los cielos." (Filipenses 3:20).

 

El desarrollo de este pensamiento nos llevará a la verdad del 'un solo cuerpo' — no como Judío ni tampoco como Gentil sino — como una entidad nueva, separada, y celestial, en la cual hay un hombre completamente nuevo carente de todas las diferencias raciales, religiosas, y seculares, "Cristo es el todo, y en todos." Véase para esto Colosenses 3: 10, 11. Ellos no tendrán ninguna necesidad de que ninguno les enseñe en aquel entonces diciendo, "Conoce al Señor;

Porque todos me conocerán." (Hebreos 8:11). Sin embargo, lo que corresponde a nosotros es estar "en el conocimiento pleno de él." (Efesios 1:17 – RVR1977).

 

Las relaciones divinas y eternas con los afectos correctos a ellas están el ámbito de este conocimiento — Dios es revelado, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Los pecados de ellos serán todos perdonados y ellos estarán en un perfecto reposo en su conocimiento de Dios. Nosotros hemos sido perdonados y justificados también. Como transferidos de Adán a Cristo, nosotros estamos en el beneficio de Romanos 5: 17 al 19, por ejemplo. Nosotros conocemos la bienaventuranza del favor de nuestro Dios; el don de la justicia también con la esperanza de reinar en vida por uno solo, Jesucristo (Romanos 5:17); con el don gratuito que ha llevado a la justificación no sólo de las transgresiones, sino a la vida en nuestra Cabeza racial resucitada. La gracia de nuestra bendición está delineada en el Cristo resucitado. Nosotros Le vemos a Él, "resucitado de entre los muertos, por el glorioso poder del Padre (Romanos 6:4 – VM), libre de todo para lo cual Él había muerto — y nosotros en Él. Liberación del dominio del pecado, como también de la maldición de una ley quebrantada. Todo demostrándonos, entonces, la grandeza de las bendiciones que son nuestras — no estando bajo los términos literales del Nuevo Pacto, sino como siendo bendecidos en el espíritu de él.

 

En conclusión, nuestras bendiciones son verdaderamente grandes, pero nuestros corazones son atraídos a Aquel en Quien esta disposición de Dios en la misericordia del Nuevo Testamento ha sido dada a conocer. El afecto por Cristo, con apreciación de Su obra redentora, nos ayudará a guardarnos en orden en este día malo. Pues nosotros nos hemos acercado "a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel. Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos." Hebreos 12: 24, 25).

 

 

Traducido del Inglés al Castellano por: B. R. C. O.- Mayo 2017.-

Publicado originalmente en Inglés bajo el título:
COVENANTS - NEW AND OLD, by Norman Anderson
Traducido con permiso
Publicado por:
www.STEMPublishing.com
Les@STEMPublishing.com

Versión Inglesa
Versión Inglesa