EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

LA CASA DE DIOS . 6.- El Aspecto final de la Iglesia (Edward Dennett)

INICIO / AUTORES y SECCIONES
J. G. BELLETT
J. N. DARBY
EDWARD DENNETT
W. W. FEREDAY
F. W. GRANT
L. M. GRANT
F. B. HOLE
WILLIAM KELLY
C. H. MACKINTOSH
F. G. PATTERSON
G. V. WIGRAM
W. T. P. WOLSTON
Escritos de otros Autores: A.E.BOUTER, E.N.CROSS, A.C. GAEBELEIN, F.WALLACE, N. NOEL...
ENLACES/LINKS

MOBI

EPUB

LA CASA DE DIOS

 

descrita a través de las Escrituras.

 

E. Dennett.

 

Reimpreso de la revista "'The Christian Friend and Instructor", Broom.

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

LBLA = La Biblia de las Américas, Copyright 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation, Usada con permiso.

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H. B. Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza).

 

 

CONTENIDO

El Tabernáculo en el Desierto

El Templo de Salomón

El Templo después del Regreso de Babilonia

La Iglesia: Hechos 2

La Iglesia edificada por el Hombre: 1ª. Corintios 3

El Aspecto Final de la Iglesia: Efesios 2: 19-22; Apocalipsis 21: 2, 3

 

6. Aspecto final de la Iglesia: Efesios 2: 19-22; Apocalipsis 21: 2, 3 

 

Efesios 2: 19-22; Apocalipsis 21: 2, 3 

 

El aspecto final de la Iglesia como la casa de Dios en la tierra es el presentado en esta Escritura; — a saber, el del templo. De 1ª. Corintios capítulo 6 nosotros sabemos que el cuerpo de los creyentes es el templo del Espíritu Santo, y de 2ª. Corintios capítulo 6 que los creyentes, en su conjunto, son el templo del Dios viviente; pero el templo en Efesios capítulo 2 difiere de estos en que no está aún completo. El apóstol dice que los santos son "edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas (del Nuevo Testamento, obviamente), siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu." (Efesios 2: 19-22). Ellos eran edificados así juntamente como la morada de Dios, pero el templo estaba en el proceso de edificación — estaba creciendo.

 

Esto muestra muy claramente que el templo, en este aspecto, incluye a todos los santos de Dios de esta época de la gracia, desde el día de Pentecostés hasta el regreso del Señor; mientras que la casa o la morada de Dios, tal como ha sido explicado anteriormente, es considerada como completa en cualquier momento dado. Así es también, de hecho, con respecto a la Iglesia como el cuerpo de Cristo. En Efesios 1: 22, 23, nosotros leemos que Dios ha puesto todas las cosas bajo los pies del Cristo resucitado, y Le ha constituido cabeza sobre todas las cosas, con respecto a Su Iglesia, la cual es Su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo. En otras Escrituras, donde el cuerpo de Cristo es mencionado, este está compuesto de todos los creyentes que existen en cualquier momento dado; pero en este lugar el cuerpo de Cristo es visto como compuesto de todos los santos de esta época de la gracia — la Iglesia en su totalidad y compleción (cualidad de completa). Por consiguiente, el templo "creciendo" nos recuerda que Cristo está edificando aún Su Iglesia, y que Él continuará edificando hasta que el tiempo de Su paciencia finalice al levantarse Él de Su asiento, cuando Él, habiendo ahora terminado Su obra como edificador, traerá a Su esposa, y se la presentará a Sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tiene mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que ha de ser santa y sin mancha.

 

Si volvemos ahora una vez más a Apocalipsis 21 encontraremos los mismos dos aspectos — la Iglesia como la esposa de Cristo, y como el tabernáculo (no aquí el templo de Dios). "Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios." (Apocalipsis 21: 2, 3). El primer cielo y la primera tierra no existían ahora, y un cielo nuevo y una tierra nueva asumen existencia por la palabra de Dios; una escena en la que la justicia podía morar eternamente. En una palabra, la nueva creación, tanto interior como exterior, había sido consumada. La Iglesia, la Esposa, la esposa del Cordero, que había estado asociada con Él en los cielos en el perfecto disfrute de la intimidad de Su amor, desciende ahora sobre la tierra nueva, y en relación con esto es que es hecha la proclamación, "He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres." En la tierra ella había sido Su morada en el Espíritu, y ahora, completada como el templo, ella ha llegado a ser Su tabernáculo por la eternidad, un privilegio especial que a los santos de otras épocas — es decir, los "hombres" de esta Escritura, bendecidos al máximo y de manera perfecta como ellos lo serán — no se les permite compartir. Ellos rodean el tabernáculo, y Dios morará así con ellos, y los traerá al disfrute de la relación con Él como Su pueblo, y Él estará con ellos de manera manifiesta, y será su Dios.

 

La pregunta puede ser planteada en cuanto a la significancia de los diferentes apelativos que hemos mencionado — casa, templo, y tabernáculo. El término "casa", como será evidente para el lector más sencillo, lleva siempre con él la idea de una morada, una habitación. La Iglesia como la casa de Dios es, por tanto, Su morada — Su morada en la tierra, como no se puede dejar de recordar muy frecuentemente. El pensamiento conectado con "templo" en los tres lugares en los que se encuentra (1ª. Corintios capítulos 3 y 6; 2ª. Corintios capítulo 6), es el pensamiento de santidad; como por ejemplo, "el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es." Pero lo que constituye la santidad del templo es el hecho de la presencia divina, y por otra parte, juntamente con eso, quizás puede ser asociado el pensamiento adicional de lo que es debido a Aquel de quien es el templo. Dios, el cual reside en el templo, es santo, y aquellos que lo forman deben ser santos, tal como, de hecho, leemos en los Salmos, "La santidad conviene a tu casa, Oh Jehová, por los siglos y para siempre." (Salmo 93:5). Y además, "Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad." (Salmos 29:2; 96:9). Por tanto, hay sin duda un motivo muy especial para el uso de la palabra tabernáculo en Apocalipsis 21. El lenguaje usado proporciona la clave. Retrocediendo al libro de Levítico leemos, "Y pondré mi morada en medio de vosotros, y mi alma no os abominará; y andaré entre vosotros, y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo." (Levítico 26: 11, 12). Este fue el deseo del corazón de Dios — un deseo frustrado por el pecado y la iniquidad de Su pueblo. Él "dejó, por tanto, el tabernáculo de Silo (véase Josué 18:1), La tienda en que habitó entre los hombres, Y entregó a cautiverio su poderío, Y su gloria en mano del enemigo." (Salmo 78: 60, 61). Y después que el templo de Salomón había sido edificado, Jehová habló por medio de Jeremías con respecto a él, "(Yo) pondré esta casa como Silo, y esta ciudad la pondré por maldición para todas las naciones de la tierra.” (Jeremías 26:6 – LBLA). Jehová fue fiel a Su palabra, porque Su pueblo se mofaba "de los mensajeros de Dios, y despreciaban las palabras de él, y hacían escarnio de sus profetas, en grado que subió de punto la ardiente indignación de Jehová contra su pueblo, hasta no haber remedio. Por lo cual él trajo contra ellos al rey de los Caldeos, que mató a espada sus guerreros escogidos en la Casa de su Santuario;… Y todos los vasos de la Casa de Dios, así grandes como pequeños, con los tesoros de la Casa de Jehová, y los tesoros del rey y de sus príncipes, lo hizo llevar todo a Babilonia. Incendiaron también la Casa de Dios," etc. (2º. Crónicas 36: 16-19 – VM). Después de setenta años el remanente que regresó de Babilonia edificó de nuevo la casa de Jehová; pero cuando Él vino súbitamente a Su templo (Malaquías 3:1), Su pueblo Le rechazó y Le crucificó, y finalmente este templo, juntamente con Jerusalén, fue destruido por los Romanos.

 

Por lo tanto, Dios no pudo morar en medio de Su pueblo, tal como Él deseó. En consecuencia, encontramos al profeta Ezequiel hablando de una época futura, cuando Israel habrá sido restaurado en su propia tierra, y cuando el David verdadero será rey sobre ellos, entregando este mensaje, "Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo" (Exequiel 37:27); y esta promesa no fue más que parcialmente cumplida. Por lo tanto, es evidente que el término tabernáculo en Apocalipsis 21 se refiere a estas Escrituras; es evidente que, de hecho, la primera expresión externa del propósito de Dios de tener Su eterna morada en medio de Su pueblo es vista en el campamento de Israel; que Su tabernáculo en el desierto, rodeado por las doce tribus, fue tanto un tipo como una profecía, y que una vez más la morada más perfecta del milenio llega a ser también una figura de Su perfeccionado tabernáculo en la eternidad.

 

Por consiguiente, la escena en Apocalipsis 21 es la consumación de los eternos propósitos de gracia de Dios, y por tanto, el resultado pleno de la eficacia de la sangre preciosa de Cristo. Juan el Bautista había anunciado a nuestro Señor como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo; y aquí encontramos que la obra esta hecha. Por eso leemos, "Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron." (Apocalipsis 21:4). Una vez quitado el pecado, su amargo fruto, con todos sus dolores, ha desaparecido también; y así Dios ha enjugado para siempre las lágrimas de Su pueblo. Además, una consecuencia adicional es que Él puede morar ahora de esta manera perfecta en medio de los redimidos. Él es ahora todo en todo; Él mismo en todo lo que Él es, como Padre, Hijo, y Espíritu Santo, llena la escena, la fuente eterna de la felicidad eterna de sus santos glorificados.

 

Esta es la revelación final de la Iglesia como la morada de Dios. Pero durante los mil años, después que la Iglesia ha sido arrebatada a las nubes, al encuentro del Señor, en el aire, Jehová morará una vez más en la tierra. Primero el templo será reconstruido en incredulidad, y no será reconocido por Jehová (véase Isaías 66: 1-6); pero este será sustituido por uno edificado por medio de instrucciones divinas, y según medidas divinas. (Véase Ezequiel capítulos 40 a 42). A este templo Dios regresa, como es visto en visión por el profeta: "y he aquí la gloria del Dios de Israel, que venía del oriente; y su sonido era como el sonido de muchas aguas, y la tierra resplandecía a causa de su gloria. Y el aspecto de lo que vi era como una visión, como aquella visión que vi cuando vine para destruir la ciudad; y las visiones eran como la visión que vi junto al río Quebar; y me postré sobre mi rostro. Y la gloria de Jehová entró en la casa por la vía de la puerta que daba al oriente. Y me alzó el Espíritu y me llevó al atrio interior; y he aquí que la gloria de Jehová llenó la casa." (compárese con Éxodo 40:35; 2º. Crónicas 5:14; Hechos 2:2). "Y oí uno que me hablaba desde la casa; y un varón estaba junto a mí, y me dijo: Hijo de hombre, este es el lugar de mi trono, el lugar donde posaré las plantas de mis pies, en el cual habitaré entre los hijos de Israel para siempre; y nunca más profanará la casa de Israel mi santo nombre," etc. (Ezequiel 43: 2-7; véase asimismo Ezequiel capítulos 44 y 45).

 

Vemos por tanto que Dios ha tenido, y tendrá, Su morada en la tierra en cada época o dispensación sobre la base de la redención. Habiendo sacado a Su pueblo de Egipto, Él habló a Moisés, diciendo, "que hagan un santuario para mí, para que yo habite entre ellos." (Éxodo 25:8 – LBLA). De allí en adelante, tal como hemos trazado de la lectura de las Escrituras, Él continuó morando en la tierra. El templo tomó el lugar del tabernáculo, la Iglesia sustituyó al templo, el templo será reedificado una vez más en el milenio; y al final de todo, cuando las primeras cosas hayan pasado, y todos los propósitos de Dios en gracia y redención hayan sido cumplidos, la Iglesia es vista en la tierra nueva como el tabernáculo de Dios. En un aspecto, el mismo pensamiento es expresado por la casa en cada época o dispensación; a saber, el gozo de Dios rodeándose Él mismo de Su pueblo redimido, y el deleite de Dios por ser Él la fuente del objeto del gozo de ellos y el objeto de la adoración y alabanza de ellos. Sin embargo, Sus moradas en la tierra no son más que las anticipaciones de Su casa perfeccionada en el estado eterno — de ese templo que está creciendo silenciosamente incluso ahora, cuando piedra tras piedra es colocada en su lugar señalado sobre el Fundamento viviente, y que, cuando dicho templo sea completado, después de la finalización de todas las dispensaciones terrenales, llegará a ser Su tabernáculo por toda la eternidad.

 

E. Dennett

                        

 

Traducido del Inglés por: B.R.C.O. – Diciembre/2018.-

Título original en inglés:
THE HOUSE OF GOD, by Edward Dennett
Traducido con permiso
Publicado por:
www.STEMPublishing.com
Les@STEMPublishing.com

Versión Inglesa
Versión Inglesa