EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

"VUESTRA SALVACIÓN" (H. C. Anstey)

INICIO / AUTORES y SECCIONES
H. C. ANSTEY
J. N. DARBY
EDWARD DENNETT
W. W. FEREDAY
L. M. GRANT
F. B. HOLE
WILLIAM KELLY
C. H. MACKINTOSH
F. G. PATTERSON
H. H. SNELL
G. V. WIGRAM
W. T. P. WOLSTON
Escritos de otros Autores: A.E.BOUTER, E.N.CROSS, A.C. GAEBELEIN, F.WALLACE, N. NOEL...
ENLACES/LINKS

MOBI

EPUB

Para oír o descargar pulse este botón

6:05 minutos

"VUESTRA SALVACIÓN"

 

Filipenses 2: 12

 

H. C. Anstey

 

De la revista "The Christian's Friend", vol. 15, 1888, página 284

 

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que además de las comillas dobles ("") se indican otras versiones mediante abreviaciones que pueden ser consultadas al final del escrito.

 

"Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor". Me parece que confundir el verdadero significado de esta exhortación es decir que «nosotros tenemos esta salvación, y ahora hay que ocuparse de ella.» El asunto no es aquí la salvación del alma. Si se lee todo el pasaje, yo creo que esto quedará claro para cualquiera. Tampoco pone en duda el hecho de la salvación, que es el resultado de la fe, y que no depende de ninguna de nuestras obras. Pero en el momento de escribir esta epístola el apóstol estaba en prisión, y recordaba con alegría la obediencia de estos santos Filipenses. Ellos la habían manifestado cuando él estuvo entre ellos. Al prestar atención a sus palabras, ellos se habían salvado de los ataques de Satanás, y de sus asechanzas. Y ahora que él estaba en prisión, ¿era seguro para ellos ser menos obedientes? No; si era posible, ellos debían ser más cuidadosos y vigilantes de lo que habían sido en su presencia, y esto se manifestaría en la obediencia a sus palabras. Por eso dice, "Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad". (Filipenses 2: 12, 13).

 

Pues bien, está claro que la obediencia inmediata es lo que el apóstol les inculca y es a lo que desea que ellos aspiren para su bendición inmediata, y esa bendición es lo que él llama "vuestra salvación". Y aunque nadie salvo los que poseen la salvación del alma pueden ocuparse así (porque sólo de los tales el versículo 13 puede ser verdad), la salvación del alma no es aquí el asunto en la mente del apóstol. Obediencia a las palabras del apóstol (y ahora a las palabras de todos los apóstoles) continúa al mismo tiempo que el obrar de Dios, por medio de Su Espíritu, dentro del alma. Ellos nunca se oponen entre sí. De hecho, la obediencia es ocasionada por el Espíritu. Nada puede ser una demostración mayor de la posesión de la vida divina que esto, a saber, que debido a que Dios habla en Su palabra, yo no cuestiono, sino que OBEDEZCO. En aquel entonces se trató de las palabras del apóstol que ellos habían oído (cuando él estuvo con ellos), y que estaban leyendo ahora de nuevo en su carta a ellos: leemos, "A mí no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro". (Filipenses 3: 1). La obediencia produce un andar tranquilo y constante en la tierra incluso hasta el final, y Filipenses capítulo 2 establece esta senda ante nosotros en perfección. Fue la senda del Señor Jesucristo, y Él es presentado en ella. Él siempre obedeció, tal como el apóstol desea que ellos hagan, y el resultado es que "Dios le exaltó hasta lo sumo" (Filipenses 2: 9); y la historia de Satanás, en oposición al Señor en Su andar de obediencia, es una historia de su continua derrota. Así debe estar su historia en conflicto con nosotros, y yo pienso que este es el asunto en el pasaje que está ante nosotros. El enemigo era incesante en sus esfuerzos contra ellos. Pero él dice, "en nada aterrados por vuestros adversarios". (Filipenses 2: 28 – VM). Él dice que no sólo tenemos que creer, "sino también padecer por su causa". (Filipenses 2: 29 – VM). La pregunta es, ¿Cómo se han de salvar los santos de todas las trampas y lazos que Satanás tiende para sus pies? Pues teniendo el "mismo sentir" que caracterizó a Aquel que anduvo tranquilamente en medio de todos ellos, porque Él anduvo en obediencia. Aquí está el gran y único remedio para enfrentarlos a todos — obediencia. Ningún santo (por mucho tiempo que esté en el camino) está a salvo, sino en el camino de la obediencia. Mediante ella él hace efectiva su salvación "con temor y temblor", de toda trampa y de todo lazo que Satanás tiende en su senda. El temor y el temblor siempre me acompañarán — no la desconfianza en Dios, sino la desconfianza en mí mismo — porque veo lo pobre que soy en el conflicto con mi astuto enemigo, y de qué manera yo tiendo a responder a las sugerencias mismas que él me hace en el camino.

 

También es importante mencionar que este versículo (Filipenses 2: 12) es uno de los textos que es usado por los enemigos de la verdad para negar que uno puede saber que tiene la salvación del alma. Ellos dicen, «Incluso Pablo dice a los Filipenses que se ocupen de su salvación con temor y temblor.» Cuando es visto el contexto esta supuesta dificultad desaparece. Es muy desastroso sacar palabras o pasajes de la Escritura fuera de su contexto; porque, si son mantenidos y leídos donde Dios los ha colocado, la armonía y la hermosura del todo son preservadas; y lo que es más, el enemigo a menudo es derrotado por el mismo texto con el que buscaba derrotarnos. Nadie debe temer considerar los pasajes de las Escrituras que él cita.

 

H. C. Anstey

 

Traducido del Inglés por: B.R.C.O. – Octubre 2019.-

 

Otras versiones de La Biblia usadas en esta traducción:

 

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H. B. Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza).

Título original en inglés:
"Your own salvation", by H. C. Anstey
Traducido con permiso
Publicado por:

Versión Inglesa
Versión Inglesa