EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

¿ES LA IGLESIA DE DIOS UNA ORGANIZACIÓN O UN ORGANISMO? (L. M. Grant)

INICIO / AUTORES y SECCIONES
J. G. BELLETT
J. N. DARBY
EDWARD DENNETT
W. W. FEREDAY
F. W. GRANT
L. M. GRANT
F. B. HOLE
WILLIAM KELLY
C. H. MACKINTOSH
F. G. PATTERSON
G. V. WIGRAM
W. T. P. WOLSTON
Escritos de otros Autores: A.E.BOUTER, E.N.CROSS, A.C. GAEBELEIN, F.WALLACE, N. NOEL...
ENLACES/LINKS

MOBI

EPUB

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60)

¿ES LA IGLESIA DE DIOS UNA ORGANIZACIÓN O UN ORGANISMO?

 

 

Lectura Bíblica: ÉXODO 18.-

 

 

         Éxodo 18 ha sido usado algunas veces como un argumento para justificar una práctica en la Iglesia de designar personas a ciertos lugares de responsabilidad y dignidad para que las funciones puedan continuar sin problemas. ¿Tiene el Espíritu de Dios alguna intención semejante al registrar el consejo de Jetro, y a Moisés aceptando este consejo sin ninguna duda?

 

         Existía un espíritu amigable entre Jetro y su yerno Moisés. Jetro no había tenido parte en las aflicciones de Israel en la liberación de ellos de la servidumbre Egipcia, pero viniendo después a visitar a Moisés, él encontró a Moisés sentado desde la mañana a la noche para oír las causas de los Israelitas y emitir juicio para ellos. Fue una alternativa muy plausible la que él sugirió, una alternativa que apela favorablemente a nuestros pensamientos naturales. Pero observen que Jetro dijo, "yo te aconsejaré, y Dios estará contigo." (Éxodo 18:19). Él no sugirió que Dios debía dar consejo a Moisés, sino que dio a entender que Dios estaría con Moisés si Moisés aceptaba el consejo de Jetro. Él aconsejó a Moisés la designación de hombres hábiles y concienzudos para juzgar los asuntos más pequeños que surgieran entre el pueblo, y que podrían traer los asuntos mayores a Moisés.

 

         Moisés consideró, evidentemente, que esto era perfectamente lógico y, ¿quién podía polemizar con esto? Pero un defecto fatal fue evidente al adoptar este consejo. Dios no lo había mandado, y Moisés ni siquiera consultó a Dios sobre este asunto. Jetro pudo dar el consejo, y después marcharse. Él no había estado unido con Israel en sus aflicciones anteriores, y él no se iba a unir con ninguno de ellos en sus pruebas en el desierto. Moisés escogió "ser maltratado con el pueblo de Dios" (Hebreos 11:25), pero Jetro no.

 

         Si Dios quería que Moisés actuase tal como él lo estaba haciendo, ¿no podía darle Él fortaleza para ello? Él podía, ciertamente. Pero esta historia ilustra algo muy serio. Moisés es un tipo de Cristo. ¿Deberían los creyentes contentarse con que otras personas solucionaran los problemas que ellos consideran pequeños, y traer solamente las cosas grandes al Señor? ¡NO! Nosotros deberíamos ir directamente al Señor con cada ocasión de necesidad. La introducción de intermediarios es el principio legal de una organización humana. No es extraño que encontremos a Dios introduciendo la ley de Moisés en Éxodo 19, y a Dios mismo colocando a Israel bajo una forma de organización de la que Pedro habló más tarde como siendo "un yugo - que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?" (Hechos 15:10).

 

         Pero aun entre Cristianos la tendencia natural de nuestros corazones es volver, en alguna manera, a la esclavitud legal, y nosotros no somos capaces de darnos cuenta que la organización humana en la Iglesia de Dios es esclavitud legal. Allí donde algunas personas son colocadas en lugares especiales, de inmediato los demás no necesitan el ejercicio espiritual de estar en la presencia del Señor para recibir guía, debido a que ellos obtienen su guía de fuentes humanas.

 

         El cuerpo de Cristo, la Iglesia, no es una organización, sino un organismo, el cual está vitalmente conectado con la Cabeza del cuerpo y que recibe su alimento, guía e instrucción de la Cabeza (Efesios 4: 15-16). Cuando fue instituida al principio después de la resurrección del Señor Jesús y en la venida del Espíritu Santo, la Iglesia no tuvo una cabeza humana en la tierra, así como Moisés. Los apóstoles estaban presente, no como siendo autoridades ellos mismos, sino como insistiendo unidos en la sola autoridad del Señor Jesús. Cuando algunos creyentes Judíos vinieron a Antioquía e insistieron que los creyentes Gentiles debían ser circuncidados y guardar la ley, esto se resolvió en Jerusalén, no por la autoridad de algún apóstol, sino por la Palabra de Dios (Hechos 15: 7-8; Hechos 15: 17-18), la cual fue declarada por los apóstoles y aceptada por los hermanos reunidos.

 

         Fue necesario tener apóstoles como siendo ellos el vínculo de conexión entre la dispensación de la ley y la época, o el paréntesis, de la gracia de Dios; fue necesario que tales hombres de carácter consagrado fuesen usados para poner el fundamento del Cristianismo (1 Corintios 3: 10-11; Efesios 2:20), es decir, establecer la verdad de Dios con respecto a Cristo en todas Sus relaciones. Los propios apóstoles dejaron de existir, pero ellos han dejado sus escritos, Escrituras que son autoritativas, y mediante las cuales la Iglesia de Dios puede ser guiada y preservada en toda su historia posterior. Mientras ellos vivían, los apóstoles establecieron ancianos en varias asambleas, y Pablo instruyó a Tito que estableciera ancianos en cada asamblea en Creta (Tito 1:5). Las asambleas jamás establecieron ancianos, y no hay apóstoles vivos para hacer eso ahora, ni delegados de los apóstoles.

 

         No obstante, una vez que la Iglesia ha sido establecida, no hay razón para que los creyentes, de manera unida, no deban ser guiados por el Espíritu de Dios, el cual permanece como un poder viviente en la Iglesia, lo que no fue verdad bajo la dispensación de la ley. Por lo tanto, ¿es que ya no hay ancianos? Existen aún ancianos en la Iglesia, ciertamente, pero no como establecidos o designados por hombres. Existen aquellos que pueden hacer la obra sin ninguna designación, ya que Dios los ha capacitado para la obra. Nosotros deberíamos, ciertamente, orar por los tales, y apreciar su sabio consejo y ayuda.

 

         En lo que se refiere al ministerio de la Palabra de Dios, Dios mismo da dones que han de responder a Su propia conducción en servicio consagrado. Ellos no necesitan ser designados por hombres, sino que necesitan el poder de Dios. Si la asamblea ve un don espiritual en un santo, ellos deberían animarle gozosamente.  Con el Espíritu de Dios guiando, habrá humildad y unidad. La asamblea expresará comunión gozosamente con un siervo tal en la medida en que ellos puedan aprobar su servicio.

 

         En todo servicio espiritual, por tanto, nosotros debemos depender, pero no, de ninguna manera, de arreglos humanos, sino del poder del Espíritu de Dios. Por otra parte, en Hechos 6:3, a los santos en Jerusalén se les dijo que buscaran de entre ellos a siete hombres de buena reputación, o buen testimonio, para ocuparse de las necesidades materiales entre los santos. Estos son los diáconos de los que nos habla 1 Timoteo 3: 8-13. En cuanto a preocuparse de las cosas materiales, la asamblea actúa perfecta y correctamente al designar a aquellos en los cuales ella confía para llevar a cabo esta obra. Pero Dios no nos permite escoger por nuestra cuenta a quienes nosotros deseamos como ministros para las cosas espirituales. ¡Cuán bueno es que Dios se preocupe por nosotros tan perfectamente! No obstante, nosotros respondemos tan poco a esto que cuando surgen las dificultades nosotros miramos a todo nuestro alrededor para encontrar algunos medios humanos para enfrentarlas. Tales medios serán atractivos para nuestras mentes que racionalizan todo, y son cosas que han sido adoptadas por muchos grupos de Cristianos, pero lo han hecho dejando fuera la conducción clara de Dios mediante Su Espíritu. ¡Cuán humillante es que nosotros estemos expresando así la opinión de que Cristo no es suficiente!

 

         Es natural desear un testimonio próspero, pero si un testimonio semejante se convierte en un objeto, entonces Cristo ha perdido Su lugar como el Único Objeto digno de nuestra confianza. Regresemos a nuestro primer amor, y valoremos el poder viviente del Espíritu en el cuerpo de Cristo.

 

L. M. Grant.

 

Traducido del Inglés por: B.R.C.O. - Diciembre 2010.-

Título original en inglés: 
IS THE CHURCH OF GOD AN ORGANIZATION OR AN ORGANISM?, By L. M. Grant

Traducido con permiso
Publicado por:
www.STEMPublishing.com
Les@STEMPublishing.com

Versión Inglesa
Versión Inglesa