EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

Divisiones: Una Palabra Oportuna (J. N. Darby)

INICIO / AUTORES y SECCIONES
Escritos de: H. C. ANSTEY
Escritos de J. G. BELLETT
Escritos de J. N. DARBY
Escritos de EDWARD DENNETT
Escritos de W. W. FEREDAY
Escritos de F. B. HOLE
Escritos de WILLIAM KELLY
Escritos de C. H. MACKINTOSH
Escritos de F. G. PATTERSON
Escritos de SAMUEL RIDOUT
Escritos de H. H. SNELL
Escritos de G. V. WIGRAM
Escritos de G. C. WILLIS
Escritos de W. T. P. WOLSTON
Escritos de otros Autores: A.E.BOUTER, E.N.CROSS, A.C. GAEBELEIN, F.WALLACE, N. NOEL...
ENLACES/LINKS

MOBI

EPUB

Para oír o descargar sírvase pulsar este botón

Duración: 2 minutos y 13 segundos

Divisiones: una palabra oportuna

 

J. N. Darby

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60).

 

De la revista "The Christian Shepherd", 1998

 

Es de la más profunda importancia ver que la base de la súplica de Daniel es el hecho, enfatizado una y otra vez en su confesión, de que es Dios mismo el que había disgregado al pueblo (Daniel 9: 7, 12, 14). Hasta que este hecho no sea afrontado y reconocido, sin ninguna reserva, no puede haber recuperación. Una vez que ello es afrontado, nosotros tenemos un buen terreno en el que acudir a Dios y suplicar para recuperar misericordia. Dios es Uno que no sólo puede disgregar, sino que Él también puede sanar. Puede dispersar y puede reunir.

 

Al rehusar reconocer que es Dios el que nos ha disgregado, y al ver solamente la locura que los hombres han cometido, nosotros cerramos la puerta a toda esperanza de recuperación para aquellos que desean ser fieles a Dios. Teniendo a los hombres ante nosotros, estamos pensando en los que pueden disgregar pero que no tienen ningún poder para recuperar, mientras que Dios puede disgregar y Dios puede recuperar.

 

El hecho de ver que solamente los hombres causan divisiones ha llevado a muchas personas sinceras a la falsa conclusión de que, si los hombres causan divisiones, los hombres también tienen el poder de remediarlas. Por eso los esfuerzos que se hacen para reunir de nuevo al pueblo de Dios están condenados de antemano al fracaso, y a algo peor que el fracaso, ya que ellos no hacen más que aumentar la confusión ya existente entre el pueblo de Dios.

 

Reunir está más allá de la sabiduría del hombre; es la obra de Dios. Nosotros podemos destruir, podemos dispersar y podemos quebrantar corazones, pero, "Jehová edifica a Jerusalén; a los desterrados de Israel recogerá. El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas". (Salmo 147: 2, 3).

 

J. N. Darby

 

Traducido del inglés por: B.R.C.O. – Diciembre 2020.

Título original en inglés:
Divisions: A Timely Word, by J. N. Darby
Traducido con permiso
Publicado por:

ENGLISH VERSION
ENGLISH VERSION