EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

ALGUNOS HOMBRES EN LAS EPÍSTOLAS (N.Anderson)

INICIO / AUTORES y SECCIONES
Escritos de: H. C. ANSTEY
Escritos de J. G. BELLETT
Escritos de J. N. DARBY
Escritos de EDWARD DENNETT
Escritos de W. W. FEREDAY
Escritos de F. B. HOLE
Escritos de WILLIAM KELLY
Escritos de C. H. MACKINTOSH
Escritos de F. G. PATTERSON
Escritos de SAMUEL RIDOUT
Escritos de H. H. SNELL
Escritos de G. V. WIGRAM
Escritos de G. C. WILLIS
Escritos de W. T. P. WOLSTON
Escritos de otros Autores: A.E.BOUTER, E.N.CROSS, A.C. GAEBELEIN, F.WALLACE, N. NOEL...
ENLACES/LINKS

MOBI

EPUB

Para oír o descargar sírvase pulsar este botón

Duración: 7 minutos, 50 segundos

ALGUNOS HOMBRES EN LAS EPÍSTOLAS

 

N. Anderson

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que además de las comillas dobles ("") se indican otras versiones mediante abreviaciones que pueden ser consultadas al final del escrito.

1. NUESTRO VIEJO HOMBRE —Romanos 6:6. Se refiere a todo lo que los creyentes eran como estando en la carne — ellos han muerto a eso en la muerte de Cristo.

2. EL VIEJO HOMBRE — Efesios 4: 22; Colosenses 3:9. El hombre en general, bajo la primacía del Adán caído, o, "el pecado en la carne".

 

3. EL NUEVO HOMBRE — Efesios 4: 24; Colosenses 3: 10. Lo que los creyentes son como estando en "Cristo" — en una "nueva creación".


Nota: En ninguna parte se dice que Cristo es el "Nuevo Hombre". Nosotros leemos en cuanto a esto, "creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad". ¡Cristo no es un ser creado, o una criatura! Aunque esto es cierto, es bastante correcto decir que el Nuevo Hombre es Cristo de manera característica.

 

4. UN SOLO Y NUEVO HOMBRE.. Efesios 2: 15. Abarca a todos los creyentes de entre los Gentiles y de los Judíos.

 

5. El hombre INTERIOR—Romanos 7: 22; 2ª Corintios 4: 16; Efesios 3: 16. Es lo que es formado en el alma por la operación soberana de Dios, mediante la actividad de un Agente divino — el Espíritu Santo, el cual usa un instrumento divino — la incorruptible Palabra de Dios, que vive y permanece para siempre.

 

6. EL HOMBRE EXTERIOR — 2ª Corintios 4: 16. Lo que nosotros somos por naturaleza o exteriormente.

 

7. EL HOMBRE INTERIOR — "Mas sea adornado el hombre interior del corazón, con la ropa imperecedera de un espíritu manso y sosegado, que es de gran precio delante de Dios". 1ª Pedro 3: 4 – VM. Eso que ha sido formado en nosotros en un nuevo nacimiento — un nuevo ser moral. Las gracias de este hombre interior del corazón han de ser ornamentadas mediante la obediencia a la Palabra de Dios.

 

8. EL HOMBRE NATURAL — 1ª Corintios 2: 14. Este es un incrédulo — desprovisto de cualquier obra de Dios en él. Consecuentemente, no nacido de Dios, ni sellado con el Espíritu Santo.

 

9. EL HOMBRE ESPIRITUAL, "Mas el hombre espiritual lo discierne todo, y él mismo no es discernido de nadie".  — 1ª Corintios 2: 15 - VM. El creyente, no solamente sellado con el Espíritu Santo, sino andando según el Espíritu.

 

10. EL HOMBRE CARNAL — 1ª Corintios 3: 1, 3, 4. Un creyente que anda según la carne.

 

11. EL PRIMER HOMBRE — 1ª Corintios 15: 47. El orden en que el hombre fue creado.

 

12. EL SEGUNDO HOMBRE — 1ª Corintios 15: 47. El orden de la Humanidad de nuestro Señor—celestial, santo, sin pecado.

 

13. EL PRIMER ADÁN—1ª Corintios 15: 45. Adán, la cabeza caída de una raza caída.

 

14. EL POSTRER ADÁN — 1ª Corintios 15: 45. Cristo, la Cabeza de una nueva raza, raza que toma su carácter de Él mismo.

 

15. EL HOMBRE TERRENAL — 1ª Corintios 15: 48. El origen del primer hombre fue el "polvo" — "polvo eres, y al polvo volverás". (Génesis 3). Su carácter siendo conmensurado con su origen — es decir, "terrenal".

 

16. EL HOMBRE CELESTIAL — 1ª Corintios 15: 48. El origen del "Segundo Hombre" fue "del cielo". Siendo Su carácter, así como el de todos los que son de Su orden, espiritual y celestial.

 

«Cuando el Espíritu de Dios llama a nuestro Señor "el segundo Hombre", es como si Él nos dijera que todos los demás hombres no son más que la reproducción del Primer Hombre.» (cita de la revista "The Bible Treasury", volumen 4, página 348). Nuestro Señor Jesucristo es diferente, distinto, y es distinguido del Primer Hombre — espíritu, alma, y cuerpo — Él ha sustituido y, por tanto, ha desplazado por completo al Primer Hombre.

 

Él ha sido resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre. Habiendo consumado la redención mediante Su muerte sacrificial por el pecado en la cruz, Él ha ascendido adonde Él estaba antes. Siendo exaltado por la diestra de Dios, Él ha enviado el Espíritu Santo a morar en los Suyos (Hechos 2:33), que Él ha dejado en el mundo, para ser "otro Consolador" (Juan 14) en Su espacio y en lugar de Él. También, como el Postrer Adán, Él les ha dado vida en asociación con Él mismo como estando glorificado. Por lo tanto, Él tiene una compañía aquí en este mundo desde donde Él se ha marchado, en la que, por medio del Espíritu, Él está reproduciendo Su vida.

 

«Todos semejantes a Ti, para Tu gloria semejantes a Ti, Señor,

Objeto supremo de todos, por todos adorado»

 

Él es el "Celestial", los Suyos son los "celestiales".

 

Si bien la Escritura enseña que "nuestro VIEJO HOMBRE está crucificado con Cristo" (Romanos 6: 6), ella nunca enseña que el Primer Hombre ha sido crucificado. Las relaciones humanas no pertenecen al orden del "Viejo Hombre", sino al del "Primer Hombre", no obstante lo tristemente que han sido teñidas por los rasgos del Viejo Hombre. Estas relaciones continuarán para los creyentes hasta que nuestro Señor venga a buscarnos a todos nosotros, o hasta que la muerte intervenga. Si bien, confiando en Cristo, nos hemos despojado del "Viejo Hombre" y nos hemos "revestido" del Nuevo Hombre (Colosenses 3: 10), no nos despojaremos del Primer Hombre hasta que dejemos esta esfera de responsabilidad.

 

Moralmente, nosotros estamos ahora en el orden del segundo Hombre; y el Espíritu de Dios, que hace que nos ocupemos de Cristo en la gloria, produce en nosotros esos rasgos siempre agradables para nuestro Dios en Cristo.

 

Es nuestro privilegio responder de este modo a esta obra del Espíritu, a saber, que introduzcamos en las relaciones de la vida la gracia del Hombre celestial. En breve estaremos con Él y seremos semejantes a Él, en la gloria, y en aquel entonces habremos terminado ciertamente y para siempre con el orden del Primer Hombre.

 

Los creyentes son: — celestiales en origen, en carácter, y en destino. 1ª Corintios 15: 47, 48, 49.

 

"Así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial".


N. Anderson

 

Traducido del Inglés por: B.R.C.O. – diciembre 2020.

 

Otras versiones de La Biblia usadas en esta traducción:

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H. B. Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza).

Publicado originalmente en Inglés bajo el título:
Some Men in the Epistles, by Norman Anderson
Traducido con permiso
Publicado por:
www.STEMPublishing.com
Les@STEMPublishing.com

Versión Inglesa
Versión Inglesa