EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

UNA PALABRA ACERCA DEL CONOCIMIENTO - - (W. C. Reid)

INICIO / AUTORES y SECCIONES
Escritos de: H. C. ANSTEY
Escritos de J. G. BELLETT
Escritos de J. N. DARBY
Escritos de EDWARD DENNETT
Escritos de W. W. FEREDAY
Escritos de F. B. HOLE
Escritos de WILLIAM KELLY
Escritos de C. H. MACKINTOSH
Escritos de F. G. PATTERSON
Escritos de SAMUEL RIDOUT
Escritos de H. H. SNELL
Escritos de G. V. WIGRAM
Escritos de G. C. WILLIS
Escritos de W. T. P. WOLSTON
Escritos de otros Autores: A.E.BOUTER, E.N.CROSS, A.C. GAEBELEIN, F.WALLACE, N. NOEL...
ENLACES/LINKS

MOBI

EPUB

Para oír o descargar pulse este botón

Duración: 12 minutos y 35 segundos

Una Palabra Acerca del Conocimiento

 

W. C. Reid

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RV60) excepto en los lugares en que además de las comillas dobles ("") se indican otras versiones mediante abreviaciones que pueden ser consultadas al final del escrito.

 

Nosotros estamos viviendo en días en los que el conocimiento es muy fácilmente adquirido por aquellos dispuestos a aprender, particularmente en la Cristiandad, donde casi todo niño normal sabe leer y escribir, y donde la literatura abunda. Para aquellos que desean el conocimiento de Dios y de Sus cosas, existe la inestimable herencia de una Biblia abierta, y una gran cantidad de escritos excelentes salido de las plumas de hombres talentosos y espirituales, que han procurado llevar la verdad de Dios a los corazones y las conciencias de sus lectores. Tales hombres han tratado de llevar la convicción de pecado a los pecadores, y de enseñar a los creyentes en los fundamentos de la fe y en la verdad de los consejos de Dios.

 

El Conocimiento Envanece

 

Sin embargo, adquirir conocimiento tiene sus peligros, tal como mostró Pablo en 1ª Corintios 8:1, donde él escribe: " El conocimiento envanece, pero el amor edifica". Cuando la verdad de Dios es mantenida sólo en el intelecto, y no ha afectado el corazón y la conciencia, existe el peligro del envanecimiento. Sin embargo, si la verdad entra en el corazón, tocando los afectos y la conciencia, habrá edificación en lugar de envanecimiento.

 

Todo cristiano ejercitado, en cuyo corazón ha entrado la verdad, estará de inmediato de acuerdo con las palabras del versículo 2: "Si alguno se imagina que sabe algo, aún no sabe nada como debe saberlo". Estas son palabras convenientes que reprenden al que no se ejercita y al que es vano, y que humillan al santo que siente que cualquier pequeño conocimiento que ha obtenido a través del aprendizaje no hace más que manifestarle que hay un vasto campo de conocimiento divino en el que su alma apenas ha entrado.

 

El Conocimiento del Padre

 

Al venir al mundo, el Hijo de Dios trajo consigo un conocimiento que no había existido antes aquí. En Mateo 11 Él dice: "Nadie conoce al Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar". (Mateo11: 27 – LBA). Este era el conocimiento más maravilloso que había llegado ante los hombres; pero estaba escondido “de los sabios y de los entendidos”. (Mateo 11: 25). Este conocimiento no era una revelación para el intelecto del hombre, sino para los corazones de aquellos en los que Dios, en Su gracia, había obrado, niños en Su familia, pero también despreciados por los eruditos de este mundo como siendo ellos no instruidos en las cosas de un mundo vano.

 

Este maravilloso conocimiento del Padre no estaba reservado sólo para los discípulos del día en que el Señor estuvo en la tierra, ni tampoco para los más avanzados en la familia de Dios, pues el apóstol Juan escribió: "Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre". (1ª. Juan 2: 13). El más pequeño en la familia de Dios tiene la naturaleza divina, el cual al creer el Evangelio fue habitado por el Espíritu Santo, y tuvo así la capacidad y el poder para la recepción del conocimiento del Padre. El conocimiento de Dios como Padre es la luz en la que andan todos Sus hijos, y los que no tienen este conocimiento andan en tinieblas.

 

El Conocimiento del Hijo de Dios

 

De Mateo 11:27, donde el Señor dice: "Nadie conoce al Hijo, sino el Padre", es evidente que el Hijo es inescrutable tanto en la gloria de su Persona como en la forma en que la Deidad y la Humanidad se unen en Él. Sin embargo, Pablo escribió: "Para que yo le conozca a él". (Filipenses 3:10 - VM). De esto nos enteramos que hay un conocimiento del Hijo de Dios que debe ser adquirido; y el apóstol nos muestra en este mismo capítulo cómo él procuraba obtenerlo. “La excelencia del conocimiento de Cristo Jesús", su Señor, cautivó de tal manera su corazón que abandonó todo lo que impedía que él lo adquiriese.

 

Las cosas que habían sido ganancia para él, las estimó como pérdida por Cristo. Todo lo que él había buscado en el Judaísmo, galardones resplandecientes para un Judío religioso, él lo había abandonado por lo que atenuaba su resplandor, a saber, el conocimiento de Aquel que se le apareció en el camino de Damasco. Ya no había nada en todo el mundo de los hombres que tuviera algún atractivo para el corazón de Pablo, pues él estimó que todo lo que alguna vez había tenido, o todo lo que el hombre pudiera ofrecerle, era una pérdida, sí, una basura (palabra traducida en algunas versiones de la Biblia en Castellano como estiércol), algo de lo que había que deshacerse, para poder tener él lo que tenía la influencia más poderosa sobre su alma, a saber, el conocimiento del Hijo de Dios en el cielo.

 

Lo que Pablo deseaba, el conocimiento del Hijo de Dios, está abierto para todo creyente en el Señor Jesús; y nuestra Cabeza celestial ha dado dones a los hombres con el propósito expreso de que "todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios". (Efesios 4: 13). Esta es una gama muy amplia de conocimientos, pues trae ante nosotros todo lo que nos es presentado en las Escrituras acerca de Jesús, y de manera especial el lugar que Él ocupa ahora como Hombre en la presencia de Dios, el objeto de Su complacencia y el centro de todos Sus consejos.

 

No son sólo las glorias del Hijo de Dios las que debemos procurar conocer, las que Él tiene ahora a la diestra de Dios, y las glorias en las que Él será exhibido en un día venidero: sino que el apóstol oraba por los santos de Éfeso para que ellos pudieran "conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento”. (Efesios 3: 19). Al conocer este maravilloso amor, amor que excede el conocimiento, nosotros podremos mantener correctamente en nuestros corazones todo lo que aprendemos de las glorias del bendito Hijo de Dios.

 

Crecimiento mediante Conocimiento

 

En la oración de Pablo por los santos en Colosas, él deseaba que ellos fueran "llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual". (Colosenses 1:9). Cuán bueno es cuando todos nuestros deseos, y los de los demás, son puestos a un lado y la voluntad de Dios tiene su verdadero lugar en nuestros corazones y mentes. El conocimiento de la voluntad de Dios, en toda sabiduría e inteligencia (comprensión) espiritual, llevará a cabo esto, y eliminará toda tendencia al envanecimiento. Tal conocimiento producirá resultados que traerán gloria a Dios, porque entonces andaremos “como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios". (Colosenses 1: 10).

 

De modo que donde hay sabiduría y entendimiento divinos, el conocimiento de la voluntad de Dios en el corazón traerá, entre otros resultados bienaventurados, el crecimiento del alma en el conocimiento de Dios. Dios desea que todos Sus santos crezcan, pues, con el crecimiento espiritual en el conocimiento de Él mismo, habrá una incrementada capacidad para producir fruto, lo cual es agradable para el Padre y para el Hijo. (Juan 15: 8).

 

El Estado Necesario para el Conocimiento

 

Lo que nosotros hemos visto con respecto a Pablo en Filipenses 3, y en su oración en Colosenses 1, deja claro que si nosotros hemos de conocer realmente la verdad de Dios debe haber un estado espiritual adecuado para recibirla. Esto es mostrado claramente en Efesios 1: 17, donde, después de haber escrito acerca de las bendiciones de los santos, según los consejos eternos de Dios, el Apóstol ora para que "el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él".

 

El espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de Dios es el estado de alma necesario para entrar en verdad en el conocimiento de Dios tal como es traído ante nosotros en los consejos de Su gracia. Sin este espíritu de sabiduría y de revelación, es decir, sin esa afinidad dentro del alma con lo que es presentado en la enseñanza divina, no puede haber el verdadero conocimiento de Dios en relación con "la esperanza a que él os ha llamado… las riquezas de la gloria de su herencia en los santos"… y "la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos". (Efesios 1: 18, 19).

 

Allí donde los santos de Dios están absortos con las cosas de la tierra, u ocupados en el mundo, no hay un espíritu correcto dentro de ellos, no hay ese "espíritu de sabiduría y de revelación" que valora o busca las verdades preciosas que llenan el corazón de Dios, secretos de Su seno, que Él se complace en dar a conocer a Sus santos. Si nosotros nos ocupamos en las cosas pasajeras del tiempo, es poco probable que tengamos el deseo o el estado espiritual para adquirir las cosas que pertenecen al cielo y al día venidero.

 

La oración de Pablo en Filipenses 1 es que el amor de los santos "abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento". (Filipenses 1: 9). El amor abundante de los santos será regulado correctamente donde hay conocimiento divino e inteligencia (comprensión) divina. Hay un tiempo en que el amor debe ser restringido, como es indicado en Apocalipsis 1: 13, donde al Señor se Le ve, "ceñido por el pecho con un cinto de oro"; pero cuando no hay ninguna condición de restricción, los afectos son libres de emanar, pero bajo la dirección del conocimiento de Dios, y la inteligencia divina que da la comunión con Él.

 

Lo que el Conocimiento Divino Trae

 

El conocimiento divino nos trae las cosas del Padre, que Él ha escondido "de los sabios y de los entendidos". (Mateo 11: 25); todas las cosas que el Hijo había recibido, y dado a Sus amigos (Juan 15: 15). Además, están todas las verdades preciosas reveladas por "el Espíritu Santo enviado del cielo", cosas que hasta los ángeles anhelan contemplar. (1ª Pedro 1: 12).

 

En su segunda epístola, el apóstol Pedro escribe, "Gracia a vosotros y paz os sea multiplicada en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús". (2ª Pedro 1: 2). Como creyentes, nosotros estamos en gracia delante  de Dios; nunca habríamos podido estar en Su presencia en el terreno de obras de justicia: pero también necesitamos la gracia para sostenernos a lo largo de nuestra permanencia terrenal, con la paz de Dios y la paz de Cristo llenando el corazón. Cuanto más conozcamos al Dios de toda gracia, y a nuestro Señor Jesús, el cual está sentado en el trono de la gracia, más beberemos de los recursos de la gracia disponibles para nosotros, y más disfrutaremos de la paz divina, sean cuales fueren nuestras circunstancias.

 

El siguiente versículo dice, "Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia". (2ª Pedro 1: 3). Todo lo que es necesario para que los santos de Dios sustenten la vida divina que Él nos ha comunicado, para que podamos vivir para Su gloria pasando por este mundo, nos ha sido dado por Su poder divino: pero sólo se puede echar mano de ello a medida que entramos en el conocimiento de Dios. Cuando aprendemos que Dios nos ha llamado por gloria y excelencia, así entramos nosotros en el conocimiento de Él de esta manera, y por ello echamos mano de los recursos de Su divino poder que nos permitirán vivir para Él en este mundo.

 

De lo que hemos considerado será evidente que para adquirir correctamente el conocimiento divino tenemos que estar en comunión con nuestro Dios y Padre, y con Su amado Hijo, nuestro Señor Jesucristo; y esta comunión nos dará el sentido de nuestra propia nulidad, y así podremos evitar que nos envanezcamos por las cosas maravillosas aprendidas en la presencia de Dios. Incluso el propio gran Apóstol de los Gentiles estuvo expuesto a exaltarse "desmedidamente" debido a las cosas maravillosas que había oído en el cielo; pero el Señor le dio un aguijón en su carne para que él aprendiera la suficiencia de Su gracia. (2ª Corintios 12: 1-10).

 

W. C. Reid.

 

Traducido del Inglés por: B.R.C.O. - Noviembre 2021.

 

Otras versiones de La Biblia usadas en esta traducción:

 

LBA = La Biblia de las Américas, Copyright 1986, 1995, 1997, 2000 por The Lockman Foundation, Usada con permiso.

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H. B. Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza).

Título original en inglés:
"A Word on Knowledge", by W. C Reid
 Traducido con permiso

Versión Inglesa
Versión Inglesa