PREGUNTAS BÍBLICAS

PÁGINA PRINCIPAL de PREGUNTAS BÍBLICAS
DEUTERONOMIO 26 - LA CANASTA DE LAS PRIMICIAS
2 SAMUEL 24: 18-25 y 1 CRÓNICAS 21: 18-30 - LA ERA
MATEO 11:11 - EL MÁS PEQUEÑO EN EL REINO DE LOS CIELOS MAYOR ES QUE ÉL
MATEO 11:25 - SABIOS, ENTENDIDOS, NIÑOS
MATEO 12:31 - "LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU"
MATEO 16:19 - "LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS"
MATEO 24: 40, 41 - ¿UNO TOMADO, OTRO DEJADO?
MATEO 24 Y 25 - SUS GRANDES LINEAS
LUCAS 16: 1-13: EL MAYORDOMO Y LAS RIQUEZAS INJUSTAS
JUAN 16: 7-11: "EL CONSOLADOR... CONVENCERÁ AL MUNDO
JUAN 20:17 - NO ME TOQUES...
HECHOS 2: 1-13 - LENGUAS REPARTIDAS COMO DE FUEGO
HECHOS 2: 17-21 - LA PROFECÍA DE JOEL
ROMANOS 1: 16, 17 - LA JUSTICIA DE DIOS
ROMANOS 11:26 - TODO ISRAEL SERÁ SALVO
GÁLATAS 5:4 - CAER DE LA GRACIA
EFESIOS 4:26 - "AIRAOS, PERO NO PEQUÉIS"
HEBREOS 9:28 - ¿ARREBATAMIENTO PARCIAL?
HEBREOS 10:26 - ¿SI PECÁREMOS VOLUNTARIAMENTE...?
1 JUAN 5: 16, 17 - EL PECADO DE MUERTE
APOCALIPSIS 1:20 ¿QUIÉNES SON LOS ÁNGELES DE LAS SIETE IGLESIAS
APOCALIPSIS 4 - LOS 24 ANCIANOS
APOCALIPSIS 7:4 - LOS 144.000 SELLADOS
DIOS ES UNO
EL ANTICRISTO
EL AYUNO
ELECCIÓN - PREDESTINACIÓN
EL SEÑOR JESÚS COMO "HIJO DEL HOMBRE"
EL TRIBUNAL DE CRISTO
¿EN QUÉ CONSISTE LA FE?
HABLAR U ORAR POR EL ESPÍRITU SANTO
"HIJO DEL HOMBRE" (Significado y carácter)
JUDAS Y LA CENA DEL SEÑOR
LA PALABRA "SALVACIÓN" EN LAS ESCRITURAS
LAS EXPRESIONES "ESTE SIGLO" Y "EL SIGLO VENIDERO"
LOS ANGELES ¿QUIÉNES SON?
LOS SANTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO Y LA IGLESIA
¿Puede un creyente orar así: NO ESTÉS ENOJADO CONTRA NOSOTROS PARA SIEMPRE?
¿QUÉ SUCEDIÓ EN LA CRUZ CUANDO DIOS ABANDONÓ A JESÚS, TAL COMO ÉL DIJO?
"UN SOLO CUERPO" Y "LA UNIDAD DEL ESPÍRITU"

Leer o guardar en formato PDF

Leer o guardar en formato PDF

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H.B.Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza)

¿PUEDE UN VERDADERO CREYENTE CAER DE LA GRACIA?

 

"De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído." (Gálatas 5:4).

 

 

Pregunta: Si un verdadero creyente no puede perder jamás su gloriosa con­dición de hijo de Dios, ¿cómo puede «caer de la gracia», como parece indicarlo Gálatas 5:4?

 

Respuesta: Parece que en la mente de nuestro amado lector, la expresión «caer de la gracia» es igual a «perder la salvación». La cuestión está mal planteada, y recibe, además, diferente respuesta según se trate de un creyente ya salvo por gracia, o de un inconverso que deliberada­mente rechaza la gracia de Dios. Sería bueno que examinemos juntos detenidamente este asunto.

 

         Hemos visto que la palabra "gracia", cuando se refiere a Dios, significa «favor inmerecido» y viene a ser uno de los atributos divinos que hace que el Señor siempre proporcione sus beneficios gratuita­mente al que no merece ninguno. Ahora somos salvos, no por obras "para que nadie se gloríe", sino por gracia (Efesios 2: 5, 8, 9); y todo cuanto recibimos es de pura gracia; porque no merecemos nada. Pero aquel que rechaza la gracia de Dios, éste recibirá lo que merecen sus obras: el castigo eterno.

 

         Para entender mejor este pasaje, es menester tener en cuenta su contexto. En el capítulo 3 de Gálatas el Apóstol dice: "¿Tan simples sois? ¿habiendo comenzado en el Espíritu, ahora os perfeccionáis en la carne? ¿Habéis padecido tantas cosas en vano? si en verdad ha de ser en vano." (Gálatas 3: 3, 4 - VM). El Espíritu Santo les fue dado por el oír con fe, es decir, que el día que creyeron en el Señor Jesu­cristo, tomó entonces el Espíritu posesión de ellos; fueron sellados por el Espíritu Santo. Fue, por lo tanto, una necedad suponer que por las obras de la ley, u otra observancia carnal, les fuera posible ase­gurar su estado en Cristo.

 

         En el capítulo 4 de Gálatas el Apóstol pregunta: "Mas ahora, ya que habéis conocido a Dios, o más bien habéis sido conocidos por Dios, ¿cómo tornáis atrás a aquellos débiles y desvirtuados rudimentos, a que deseáis estar otra vez en servidumbre?" (Gálatas 4:9 - VM). Después que uno ha sido hecho hijo y heredero de Dios por Cristo, el volver a servir en aquello que había dejado demuestra una de dos cosas: un olvido la­mentable del valor de la obra de Cristo y del poder del Espíritu Santo, o que el individuo que retrocede así jamás fue convertido. No es de extrañar que el Apóstol diga en Gálatas 4:11: "Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros."

 

         Pasemos ahora al capítulo 5 de Gálatas, donde se encuentra el versículo que nos ocupa. Leemos allí la siguiente amonestación a modo- de conclu­sión: "Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres." (Gálatas 5:1). No se trata de una libertad que nos permite hacer lo que que­ramos; "¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera." (Romanos 6:15). Cristo nos ha librado de toda ley que nos imponía un yugo de servidumbre, como por ejemplo, la que querían imponer a los creyentes de entre los gentiles, aquellos judaizantes procedentes de Jerusalén (Hechos 15: 1, 5).

 

         Para quien entienda que la salvación es el don de Dios - por gra­cia, no por obras -, los reglamentos antiguos, la observancia de cier­tos días, etc., son "débiles y desvirtuados rudimentos" (Gálatas 4:9 - VM) que carecen absolutamente de valor para la justificación. El que recibe el don de Dios es elevado, por encima de todas estas cosas, al terreno de la gra­cia, y se goza en la libertad de Cristo.

 

         Por desgracia, nuestros sentimientos carnales nos inclinan siem­pre hacia lo antiguo y estamos propensos a volver atrás en vez de te­ner los ojos siempre puestos en Jesús; entonces el enemigo sugiere la necesidad, o conveniencia, de hacer algo para nuestra justificación. Es lo que hacían algunos de los gálatas; por la circuncisión, se apartaban del beneficio de Cristo crucificado. Para ellos, ya no había liber­tad, sino la obligación, bajo pena de muerte, de cumplir toda la ley: se justificaban, pues, por la ley, y abandonaban la gracia, caían de la gracia, ya que ambas cosas no pueden permanecer juntas.

 

         Lo que un creyente, «nacido de nuevo», pudiera, pues, perder, al «caer de la gracia» no es su salvación, sino la seguridad de la misma, su libertad en Cristo, y todos los demás privilegios que se derivan de su posición cristiana.

 

         El Señor nos guarde de ello, haciéndonos meditar más y más en Sus sufrimientos y en Su gracia inefable.

 

S. P.

 

Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1955, No. 14.-

ir a página principal de EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

* * * * * * *