PREGUNTAS BÍBLICAS

PÁGINA PRINCIPAL de PREGUNTAS BÍBLICAS
DEUTERONOMIO 26 - LA CANASTA DE LAS PRIMICIAS
MATEO 11:11 - EL MÁS PEQUEÑO EN EL REINO DE LOS CIELOS MAYOR ES QUE ÉL
MATEO 11:25 - SABIOS, ENTENDIDOS, NIÑOS
MATEO 12:31 - "LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU"
MATEO 13:33 - ¿QUÉ ES LA LEVADURA?
MATEO 16:19 - "LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS"
MATEO 24: 40, 41 - ¿UNO TOMADO, OTRO DEJADO?
MATEO 24 Y 25 - SUS GRANDES LINEAS
LUCAS 16: 1-13: EL MAYORDOMO Y LAS RIQUEZAS INJUSTAS
JUAN 16: 7-11: "EL CONSOLADOR... CONVENCERÁ AL MUNDO
JUAN 20:17 - NO ME TOQUES...
HECHOS 2: 1-13 - LENGUAS REPARTIDAS COMO DE FUEGO
HECHOS 2: 17-21 - LA PROFECÍA DE JOEL
ROMANOS 1: 16, 17 - LA JUSTICIA DE DIOS
ROMANOS 11:26 - TODO ISRAEL SERÁ SALVO
GÁLATAS 5:4 - CAER DE LA GRACIA
EFESIOS 4:26 - "AIRAOS, PERO NO PEQUÉIS"
HEBREOS 9:28 - ¿ARREBATAMIENTO PARCIAL?
HEBREOS 10:26 - ¿SI PECÁREMOS VOLUNTARIAMENTE...?
HEBREOS 12:2 - "EL AUTOR Y CONSUMADOR DE LA FE"
1 JUAN 5: 16, 17 - EL PECADO DE MUERTE
APOCALIPSIS 1:20 ¿QUIÉNES SON LOS ÁNGELES DE LAS SIETE IGLESIAS
APOCALIPSIS 4 - LOS 24 ANCIANOS
APOCALIPSIS 7:4 - LOS 144.000 SELLADOS
DIOS ES UNO
EL ANTICRISTO
EL AYUNO
ELECCIÓN - PREDESTINACIÓN
EL SEÑOR JESÚS COMO "HIJO DEL HOMBRE"
EL TRIBUNAL DE CRISTO
¿EN QUÉ CONSISTE LA FE?
¿ESTÁN LOS CRISTIANOS BAJO UN PACTO?
HABLAR U ORAR POR EL ESPÍRITU SANTO
JUDAS Y LA CENA DEL SEÑOR
LA MORADA DEL ESPÍRITU SANTO:¿EN LA CRISTIANDAD O EN LA IGLESIA?
LA PALABRA "SALVACIÓN" EN LAS ESCRITURAS
LAS EXPRESIONES "ESTE SIGLO" Y "EL SIGLO VENIDERO"
LOS ANGELES ¿QUIÉNES SON?
LOS SANTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO Y LA IGLESIA
¿Puede un creyente orar así: NO ESTÉS ENOJADO CONTRA NOSOTROS PARA SIEMPRE?
¿QUÉ SUCEDIÓ EN LA CRUZ CUANDO DIOS ABANDONÓ A JESÚS, TAL COMO ÉL DIJO?
REINO DE LOS CIELOS Y REINO DE DIOS
"UN SOLO CUERPO" Y "LA UNIDAD DEL ESPÍRITU"
VIVIFICADO Y SELLADO POR EL ESPÍRITU SANTO

Leer o guardar en formato PDF

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

RVR1909 = Versión Reina-Valera Revisión 1909 (con permiso de Trinitarian Bible Society, London, England)

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H.B.Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza)

 

LA PALABRA "SALVACIÓN" EN LAS ESCRITURAS

 

 

Pregunta: ¿Cuáles son, en la Escritura, los diferentes sentidos de la palabra « salvación »?

 

Respuesta: En la Escritura, la palabra «salvación» se emplea en diferentes sen­tidos. Es importante que no los confundamos y que no omitamos ninguno de ellos, pues debido a ello, muchas almas llegan a turbarse o inquietarse.

 

         1.- LA SALVACION DEL ALMA. Cuando, en la cárcel de Filipos (Hechos 16) el carcelero, espantado y temblando se postró a los pies de Pablo y de Silas diciéndoles: "¿qué debo hacer para ser salvo?", ellos contestaron: "Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo." Así es como Jesús da al alma que gime bajo el peso de sus pecados una salvación perfecta y eterna, adquirida en la cruz del Calvario. Es la ma­ravillosa certidumbre que nos da Juan 3:36, "El que cree en el Hijo tiene vida eterna."

         Es bueno que el alma que cree en Jesús como Salvador comprenda también la verdad siguiente: que su salvación no descansa sobro sus propios méritos o sus sentimientos, sino únicamente sobre la obra de Cristo; y esta obra ha satisfecho completamente a todas las exigencias de la justicia divina. Dios ha dado la prueba de su entera satisfacción, resucitando a Jesús de los muertos. De manera que, para la fe, Cristo resucitado es la prueba de nuestra perfecta justificación delante de Dios. (Romanos 4: 24-25).

 

         2.- LA SALVACION DEL ANDAR CRISTIANO. La Palabra nos habla de otra salvación, en la cual la responsabilidad del creyente juega un papel importante. Aquel que, redimido por la sangre de Cristo, ha llegado a ser un hijo de Dios, corre a cada instante el peligro de caer en las nu­merosas trampas que Satanás y el mundo ponen en su camino. Debe tener mucho cuidado en «mirar con diligencia como anda.» (Efes. 5:15). Es en el mismo sentido que el apóstol Pablo decía a los Filipenses: "ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor." (Filipenses 2:12). Él había combatido jun­tamente con ellos (Filipense 1: 27-30), y luego, durante su ausencia, ellos mismos tenían que trabajar, no para conseguir la posición de hijos de Dios, ad­quirida por la obra de Cristo, sino para alcanzar cada día la victoria so­bre el enemigo hasta el fin de su carrera en este mundo.

         Es, también, en este mismo sentido que el apóstol escribía a Timoteo: "Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello; pues ha­ciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren." (1 Timoteo 4:16).

         Aunque nuestra responsabilidad interviene en esta salvación, no ol­videmos nunca que sólo la realizaremos contando con «Aquel que es po­deroso para guardarnos sin caída.» (Judas 24).

 

         3.- LA SALVACION (O REDENCION) DE NUESTRO CUERPO. Otra salvación es prometida a los que han aceptado a Jesús como Salva­dor. Es la "redención de nuestro cuerpo", la cual deseamos ardientemen­te, gimiendo dentro de nosotros mismos. El apóstol habla de dicha salva­ción en Romanos 8:23. Esta salvación del cuerpo es también obra de Cristo. Será completamente realizada cuando Cristo vuelva para buscar a los suyos. "Así también Cristo, habiendo sido ofrecido una sola vez, para llevar los pecados de muchos, la segunda vez, sin pecado, aparecerá para la salvación de los que le esperan." (Hebreos 9:28 - VM). Actualmente, esta salvación es el objeto de la fe del creyente: "porque en es­peranza somos salvos" (Romanos 8:24 - RVR1909), y es lo que le desprende, le aparta de las cosas terrestres y le hace fijar los ojos en un Salvador resucitado, ahora en los cielos, pero que volverá en breve. "Porque, al contrario de ellos, nuestra ciudadanía está en los cielos; desde donde también esperamos al Salvador, el Señor Jesucristo; el cual transformará nuestro vil cuerpo, para que sea hecho semejante a su cuerpo glorioso." (Filipenses 3: 20, 21 - VM). ¡Qué maravillosa esperanza!

 

Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1953, No 3.-

volver a sitio EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

* * * * * * *