PREGUNTAS BÍBLICAS

PÁGINA PRINCIPAL de PREGUNTAS BÍBLICAS
DEUTERONOMIO 26 - LA CANASTA DE LAS PRIMICIAS
MATEO 11:11 - EL MÁS PEQUEÑO EN EL REINO DE LOS CIELOS MAYOR ES QUE ÉL
MATEO 11:25 - SABIOS, ENTENDIDOS, NIÑOS
MATEO 12:31 - "LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU"
MATEO 13:33 - ¿QUÉ ES LA LEVADURA?
MATEO 16:19 - "LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS"
MATEO 24: 40, 41 - ¿UNO TOMADO, OTRO DEJADO?
MATEO 24 Y 25 - SUS GRANDES LINEAS
LUCAS 16: 1-13: EL MAYORDOMO Y LAS RIQUEZAS INJUSTAS
JUAN 16: 7-11: "EL CONSOLADOR... CONVENCERÁ AL MUNDO
JUAN 20:17 - NO ME TOQUES...
HECHOS 2: 1-13 - LENGUAS REPARTIDAS COMO DE FUEGO
HECHOS 2: 17-21 - LA PROFECÍA DE JOEL
ROMANOS 1: 16, 17 - LA JUSTICIA DE DIOS
ROMANOS 11:26 - TODO ISRAEL SERÁ SALVO
GÁLATAS 5:4 - CAER DE LA GRACIA
EFESIOS 4:26 - "AIRAOS, PERO NO PEQUÉIS"
HEBREOS 9:28 - ¿ARREBATAMIENTO PARCIAL?
HEBREOS 10:26 - ¿SI PECÁREMOS VOLUNTARIAMENTE...?
HEBREOS 12:2 - "EL AUTOR Y CONSUMADOR DE LA FE"
1 JUAN 5: 16, 17 - EL PECADO DE MUERTE
APOCALIPSIS 1:20 ¿QUIÉNES SON LOS ÁNGELES DE LAS SIETE IGLESIAS
APOCALIPSIS 4 - LOS 24 ANCIANOS
APOCALIPSIS 7:4 - LOS 144.000 SELLADOS
DIOS ES UNO
EL ANTICRISTO
EL AYUNO
ELECCIÓN - PREDESTINACIÓN
EL SEÑOR JESÚS COMO "HIJO DEL HOMBRE"
EL TRIBUNAL DE CRISTO
¿EN QUÉ CONSISTE LA FE?
¿ESTÁN LOS CRISTIANOS BAJO UN PACTO?
HABLAR U ORAR POR EL ESPÍRITU SANTO
JUDAS Y LA CENA DEL SEÑOR
LA MORADA DEL ESPÍRITU SANTO:¿EN LA CRISTIANDAD O EN LA IGLESIA?
LA PALABRA "SALVACIÓN" EN LAS ESCRITURAS
LAS EXPRESIONES "ESTE SIGLO" Y "EL SIGLO VENIDERO"
LOS ANGELES ¿QUIÉNES SON?
LOS SANTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO Y LA IGLESIA
¿Puede un creyente orar así: NO ESTÉS ENOJADO CONTRA NOSOTROS PARA SIEMPRE?
¿QUÉ SUCEDIÓ EN LA CRUZ CUANDO DIOS ABANDONÓ A JESÚS, TAL COMO ÉL DIJO?
REINO DE LOS CIELOS Y REINO DE DIOS
"UN SOLO CUERPO" Y "LA UNIDAD DEL ESPÍRITU"
VIVIFICADO Y SELLADO POR EL ESPÍRITU SANTO

 

LOS SANTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO,

¿FORMAN PARTE DE LA IGLESIA?

 

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

LBLA = La Biblia de las Américas, Copyright 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation, Usada con permiso.

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H. B. Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza).

 

 

Pregunta: Los santos del Antiguo Testamento ¿forman parte de la Iglesia?, ¿cuál será su suerte y la de los que vivan durante el milenio?

 

Respuesta: Esta pregunta, ya hecha y contestada en un número anterior de la revista Vida Cristiana (año 1954, pág. 112) es de las más interesantes, por estar rela­cionada con los consejos y las diversas dispensaciones de Dios para con los creyentes de todos los tiempos. Por lo tanto, vol­veremos a considerarla, completando la breve respuesta ya publicada.

 

Algunos creyentes tienen dificultad en comprender que los santos que han vivido antes de Pentecostés, como también los que vivan durante el milenio no formen parte de la Iglesia. Pero si —como lo enseña la Palabra— la Iglesia empezó a existir solamente cuando el descenso del Espíritu Santo, y será completa cuando la Venida del Señor, es evidente que ni los unos ni los otros pueden formar parte de la Iglesia.

 

En estas líneas, procuraré mostrar la verdad de esta afir­mación sobre todo en cuanto a los santos del Antiguo Testamento, punto que preocupa mayormente a los que tienen dificultad en admitirlo.

 

De todas maneras, el principio es el mismo en ambos casos.

 

Todo creyente conocedor de las Escrituras lo admite como siendo una cosa que enseñan claramente: que Abraham, Isaac, Jacob, y todos los santos de la antigua dispensación, eran siervos de Dios fieles y abnegados, y que participarán de la primera resurrección a la Venida de Cristo, con todos los creyentes de la dispensación actual. Pero no debemos ir más allá de lo que dice la Palabra, y si Dios nos ha dejado ignorar el lugar que aquellos eminentes siervos ocuparán en la gloria, nos corresponde inclinarnos y respetar este silencio de Dios y de Su Palabra. Además, confieso que me parece no solamente como una falta de sumisión y de respeto, sino también como una actitud que rebaja los sufrimientos de Cristo, la gracia y la obra del Espíritu Santo, el hecho de afirmar que los santos que vivían antes del cumplimiento de la expiación, antes del don del Espí­ritu Santo (que, por consiguiente, no moraba en ellos), esta­ban en la misma posición que aquellos que viven ahora. Por otra parte, la misma Escritura establece la diferencia entre ellos, de modo que la cosa está fuera de duda. Consideremos, pues, algunos pasajes.

 

En Mateo 11:11 leemos: "Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él." Sin entrar en una explicación completa de este versículo notemos que, por eminente que fuera Juan el Bautista en el papel que Dios le había asignado como precursor y testigo del Mesías, el menor en el reino de los cielos es mayor que él. De modo que, cualquiera que sea la diferencia (y es una diferencia de dispensación, sin duda), ella existe. El Señor hace una distinción entre los santos, y aun más, pone en contraste el menor en el reino venidero al mayor en la dispensación anterior, aventajando al primero.

 

En Romanos 3: 24-26, hallamos: "siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús." Otra vez tenemos aquí un contraste, en cuanto al perdón de los pecados, entre los santos del Antiguo Testamento y los que han creído desde la muerte de Cristo. En el primer caso, Dios soportaba los pecados, en Su paciencia; en el segundo, leemos que Dios es justo y justifica al que es de la fe de Jesús. Esto es, indudable­mente, una distinción evidente entre los santos del A. T. y los creyentes de la dispensación actual; pues la tolerancia de los pecados en la paciencia de Dios, a causa del sacrificio futuro de Cristo, es cosa muy distinta de la condición de aquellos que, habiendo sido justificados por la fe, tienen paz para con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo, "por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios." (Romanos 5: 1-2); de aquellos de quienes está escrito que están sentados juntamente "con él en las regiones celestiales en Cristo Jesús." (Efesios 2:6 – VM), y de los cuales el apóstol Juan podía decir: "como El es, así somos también nosotros en este mundo." (1ª. Juan 4:17 – LBLA).

 

Consideremos también Hebreos 11: 39-40: "Y todos éstos (los santos del A. T.), habiendo obtenido aprobación por su fe, no recibieron la promesa, porque Dios había provisto algo mejor para nosotros, a fin de que ellos no fueran hechos perfectos sin nosotros." (LBLA). Este pasaje establece también, claramente, que los creyentes de la dispensación (época) actual reciben "algo mejor" que no tienen —según la soberanía de la gracia de Dios— los creyen­tes del Antiguo Testamento.

 

Examinemos ahora otros pasajes que nos muestran a san­tos que llegan a la perfección, pero que no forman parte de la Iglesia. Recordemos —y nadie lo negará— que la Iglesia es la Esposa de Cristo, y leamos en Apocalipsis capítulo 19; los versículos 7 y 8 declaran que la Esposa del Cordero se ha preparado, y el versículo 9 dice: "iBienaventurados aquellos que han sido llamados a la cena de las bodas del Cordero!" (VM). La Palabra habla pues de una clase de personas que son llamadas, invitadas a las bodas; no son la esposa del Cordero, son los convidados a las bodas.

 

En el capítulo 21 del mismo libro leemos: "vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios." (Apocalipsis 21: 2, 3). En el versículo 9, esta ciudad, la ciudad santa de Jerusalén es llamada "la esposa del Cordero", pero vemos que en el ver­sículo 3 es presentada como el tabernáculo o 'morada de Dios', y esta morada es con los hombres, de modo que otra vez la Palabra nos presenta a santos que están en una condi­ción perfecta, pero que no forman parte de la Iglesia.

 

Acerca de los santos del milenio, no olvidemos que la venida del Señor se efectuará antes de este período bendito. Por otra parte, sabemos que la Iglesia estará completa cuando el Señor vuelva para arrebatar a los suyos, puesto que las bodas del Cordero son realizadas antes que se establezca el milenio. De modo que los santos de este período, cuya multitud es in­numerable no forman parte de la Iglesia —y en esto no hay injusticia, tanto en el caso de los santos del Antiguo Testamento, como en los santos del Milenio— por no mantener la posición y los privile­gios propios de la Iglesia.

 

Para terminar, quisiera decir algunas palabras acerca de los pasajes que, a primera vista, parecen tener un alcance dis­tinto. En mateo 8: 11-12, leemos: "Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos; mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera". En primer lu­gar, aun suponiendo que esto se refiera a la Iglesia, el hecho de estar sentados con los patriarcas en el reino de los cielos no prueba que los patriarcas formen parte de la Iglesia. Nadie pone en duda que los creyentes verán a Abraham, a Isaac y Jacob en el reino. Pero el problema es: ¿forman parte o no de la Iglesia?, ahora bien: vemos que este versículo no dice nada de la Iglesia, y esto es evidente; pero si este fuera el caso, ¿cómo podrían ser echados fuera los hijos del reino? No, Jesús habla aquí como Mesías, y como tal advierte a los ju­díos incrédulos que el hecho de ser descendientes de los patriarcas no les serviría de nada; que aunque fuesen hijos de aquellos a quienes fueron hechas las promesas, serían echados fuera si le rechazaban, y más: que lo mismo que el centu­rión, cuyo siervo fue curado, alcanzó la bendición por la fe, del mismo modo, muchos vendrían de todas partes al reino cuando sea establecido, y obtendrían por la fe los preciosos privilegios que, ellos, los judíos, despreciaban.

 

El segundo pasaje que podría presentar una dificultad, lo tenemos en Gálatas 3:9. "De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham." El tema que trata el apóstol en este capítulo es el de la justificación por la fe. Primero, muestra que Abraham fue justificado por la fe (versículo 6) y después, que el mismo principio existe bajo el evangelio, por lo cual todos los que creen son bendecidos con el creyente Abraham (compárese también con Romanos capítulo 4, el cual es muy importante). De lo que se trata es, pues, del principio sobre el cual Dios justifica, y no la posición a la cual es llevado el que es justificado. Este versículo se limita a exponer que los creyentes son justificados actualmente de la misma manera que Abraham, y por consi­guiente, no trata de ninguna diferencia de dispensaciones.

 

Vemos pues, que las Escrituras no nos muestran nunca a los santos del Antiguo Testamento como formando parte de la Iglesia, y, al contrario, establecen una diferencia positiva entre los santos de ambas dispensaciones. Es por eso que Juan el Bautista dijo: "El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido." (Juan 3:29). Pero no debemos olvidar que los creyentes de aquellos tiempos eran, como lo sabemos, nacidos de Dios, vivi­ficados por el poder del Espíritu Santo, por la fe, y pertene­cían a Cristo, aunque no eran miembros de Su cuerpo, y así participarán de la primera resurrección al mismo tiempo que la Iglesia. No podemos ser más explícitos, ya que la Escritura guarda silencio sobre el lugar que ocuparán en la gloria.

 

Pero, ya que el período de la Iglesia se extiende desde Pentecostés hasta la Venida del Señor, sabemos que tanto los cre­yentes que han vivido antes, como los que vivirán después, no forman parte de la Iglesia, y no son miembros del Cuerpo de Cristo. Su lugar y su bendición en la gloria serán dignos de Aquél que los ha escogido por Sí mismo, y producirán su ado­ración y su alabanza, como las nuestras, cuando contempla­rán el maravilloso despliegue de las riquezas de Su gracia, en Su salvación y en Su gloria eterna.

 

A. L.

 

Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1964, No. 68 y 69.-