PREGUNTAS BÍBLICAS

PÁGINA PRINCIPAL de PREGUNTAS BÍBLICAS
DEUTERONOMIO 26 - LA CANASTA DE LAS PRIMICIAS
MATEO 11:11 - EL MÁS PEQUEÑO EN EL REINO DE LOS CIELOS MAYOR ES QUE ÉL
MATEO 11:25 - SABIOS, ENTENDIDOS, NIÑOS
MATEO 12:31 - "LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU"
MATEO 13:33 - ¿QUÉ ES LA LEVADURA?
MATEO 16:19 - "LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS"
MATEO 24: 40, 41 - ¿UNO TOMADO, OTRO DEJADO?
MATEO 24 Y 25 - SUS GRANDES LINEAS
LUCAS 16: 1-13: EL MAYORDOMO Y LAS RIQUEZAS INJUSTAS
JUAN 16: 7-11: "EL CONSOLADOR... CONVENCERÁ AL MUNDO
JUAN 20:17 - NO ME TOQUES...
HECHOS 2: 1-13 - LENGUAS REPARTIDAS COMO DE FUEGO
HECHOS 2: 17-21 - LA PROFECÍA DE JOEL
HECHOS 16 - EL BAUTISMO DE INFANTES (Lidia)
ROMANOS 1: 16, 17 - LA JUSTICIA DE DIOS
ROMANOS 11:26 - TODO ISRAEL SERÁ SALVO
GÁLATAS 5:4 - CAER DE LA GRACIA
EFESIOS 4:26 - "AIRAOS, PERO NO PEQUÉIS"
HEBREOS 9:28 - ¿ARREBATAMIENTO PARCIAL?
HEBREOS 10:26 - ¿SI PECÁREMOS VOLUNTARIAMENTE...?
HEBREOS 12:2 - "EL AUTOR Y CONSUMADOR DE LA FE"
1 JUAN 5: 16, 17 - EL PECADO DE MUERTE
APOCALIPSIS 1:20 ¿QUIÉNES SON LOS ÁNGELES DE LAS SIETE IGLESIAS
APOCALIPSIS 4 - LOS 24 ANCIANOS
APOCALIPSIS 7:4 - LOS 144.000 SELLADOS
DIOS ES UNO
EL ANTICRISTO
EL AYUNO
ELECCIÓN - PREDESTINACIÓN
EL SEÑOR JESÚS COMO "HIJO DEL HOMBRE"
EL TRIBUNAL DE CRISTO
¿EN QUÉ CONSISTE LA FE?
¿ESTÁN LOS CRISTIANOS BAJO UN PACTO?
HABLAR U ORAR POR EL ESPÍRITU SANTO
JUDAS Y LA CENA DEL SEÑOR
LA MORADA DEL ESPÍRITU SANTO:¿EN LA CRISTIANDAD O EN LA IGLESIA?
LA PALABRA "SALVACIÓN" EN LAS ESCRITURAS
LAS EXPRESIONES "ESTE SIGLO" Y "EL SIGLO VENIDERO"
LOS ANGELES ¿QUIÉNES SON?
LOS SANTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO Y LA IGLESIA
¿Puede un creyente orar así: NO ESTÉS ENOJADO CONTRA NOSOTROS PARA SIEMPRE?
¿QUÉ SUCEDIÓ EN LA CRUZ CUANDO DIOS ABANDONÓ A JESÚS, TAL COMO ÉL DIJO?
REINO DE LOS CIELOS Y REINO DE DIOS
"UN SOLO CUERPO" Y "LA UNIDAD DEL ESPÍRITU"
VIVIFICADO Y SELLADO POR EL ESPÍRITU SANTO

 

EL CARÁCTER DEL SEÑOR JESÚS COMO

"HIJO DEL HOMBRE".

 

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

LBLA = La Biblia de las Américas, Copyright 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation, Usada con permiso.

 

 

Pregunta: ¿Cuál es el significado y alcance del carácter del Señor, considerado como ''Hijo del Hombre"?

 

Respuesta: Contestaremos a esta pregunta por medio de dos extractos sacados de los escritos de dos siervos del Señor.

 

 

I. — En el evangelio según Lucas, el Espíritu de Dios nos presenta a Jesús bajo Su carácter de "Hijo del Hombre", tra­yendo a los hombres, de parte de Dios, la gracia que todos ne­cesitan. Por consiguiente, sobre todo lo que concierne a la humanidad de Cristo, hallamos más detalles que en los otros evangelios; al mismo tiempo, Su perfecta divinidad brilla en cada página. A lo largo del relato inspirado, vemos a Jesús como al hombre que hubiéramos podido encontrar si hubié­semos vivido en aquél tiempo; pero, para la fe, era "el más hermoso de los hijos de los hombres" porque la gracia 'se derramaba en sus labios'. (Salmo 45:2).

 

Ya presentado en Mateo y Marcos como Mesías y Profeta, Jesús debía serlo también como Hijo del Hombre. Fue anun­ciado como tal a la caída del primer hombre, cuando Dios le dijo a la serpiente, hablando de la simiente de la mujer: "ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar." (Génesis 3:15). Luego, los profetas le anunciaron como Hijo del Hombre (ver Salmo 8:4; Salmo 80:17; Daniel 7:13), como Aquel en quien Dios pensaba en Sus consejos eternos; porque Adán era solamente "figura del que había de venir" (Romanos 5:14); Adán no era hijo del hombre, ni simiente de la mujer, ya que Dios le había creado hombre hecho, mientras que Jesús, para ser un hom­bre, tuvo que nacer de una mujer. Aunque colocado en este mundo como jefe de la creación, Adán perdió todo por su pe­cado; Dios no podía contar con él para el cumplimiento de Sus consejos. Por eso, contaba con Su Hijo, segundo hombre, postrer Adán. "Cuando al mar puso sus límites para que las aguas no transgredieran su mandato, cuando señaló los cimientos de la tierra, yo estaba entonces junto a El, como arquitecto; y era su delicia de día en día, regocijándome en todo tiempo en su presencia, regocijándome en el mundo, en su tierra, y teniendo mis delicias con los hijos de los hombres." (Salmo 8: 29-31; LBLA).

 

Al venir a este mundo como un hombre, Jesús reemplaza pues al primer Adán; lleva las consecuencias de la caída, qui­ta el pecado de delante de Dios, y, en virtud de la redención, viene a ser jefe y heredero de todo lo que Dios destinaba al hombre según Sus consejos. Llegado el tiempo, El reinará co­mo tal sobre el universo entero, que habrá librado del poder del enemigo hasta que entregue el reino al Dios y Padre, para el estado eterno (Daniel 7: 13-14; 1ª. Corintios 15:24).

 

S. P.

 

 

II. — El título de "Hijo del Hombre" tiene un alcance muy extenso. Expresa lo que es el hombre en su perfección, el hom­bre según Dios. Nos dice que, en Jesús, el hombre está ahora en una posición completamente nueva, adornado con todas las hermosuras posibles, humanas o morales.

 

Pero este título de Hijo del Hombre dado a Jesús no ex­presa solamente toda Su perfección moral, pues todos Sus su­frimientos y todas Sus dignidades están en relación con él.

 

Como Hijo del Hombre, el Señor fue humillado (Salmo 22), pero, como tal, fue también ensalzado a la diestra de la Ma­jestad en los cielos (Salmo 80:17). Como Hijo del Hombre no tenía dónde reclinar la cabeza (Lucas 9:58), pero como tal viene hacia el Anciano de días para recibir el reino de sus manos (Daniel 7: 13-14). Será como Hijo del Hombre que el poder de juzgar le será dado (Juan 5:27); como tal es profeta, sacerdote y Rey, heredero de todas las cosas, Señor sobre todas las cosas, cabeza del Cuerpo, Esposo de la Iglesia.

 

Como Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para per­donar pecados (Mateo 9:6); como tal es Señor del sábado, o día de reposo (Marcos 2:28), y no obstante, con este mismo carácter, estuvo tres días y tres noches en el corazón de la tierra (Mateo 12:40).

 

Como Hijo del Hombre, era el sembrador infatigable que iba esparciendo Su semilla; como tal será el glorioso segador que recogerá Su mies en los alfolíes celestes.

 

Corno Hijo del hombre tenía Su propio lugar en el cielo; como tal fue crucificado y resucitado (Juan 3: 13-14). Final­mente, como Hijo del hombre, Él es el centro de todas las cosas, sean terrenales, o celestiales.

 

Era en el hombre donde el Dios Creador había puesto Su imagen en el principio (Génesis 1:26), y cuando el primer Adán, que era de la tierra, la hubo quebrantado, el Hijo de Dios emprendió su restauración; emprendió, como hombre, el cumplimiento del consejo divino, colocando al hombre en Su Persona, restaurándole de esta forma, en el lugar de honor y de confianza que Dios le había asignado antes.

 

Este título, este nombre de Hijo del Hombre tiene pues, como lo vemos, un inmenso alcance y se relaciona con la per­sona del Señor, con toda Su aflicción, con todas Sus dignida­des, menos —evidentemente— con las que le pertenecen en Su carácter de Dios, bendito eternamente, sobre todas las cosas.

 

Él es el hombre ungido, el templo humano sin pecado, edi­ficado por el Espíritu Santo, y después llenado por Él (Lucas 1:35 y 4:1). Es el hombre humillado, el varón de dolores, que descendió, se anonadó y se humilló hasta la muerte de cruz (Filipenses, capítulo 2). Finalmente, es el hombre exaltado, coronado de gloria y de honra, esperando que todas las cosas le sean sujetas (Hebreos 2: 6-9).

 

J. G. Bellett

 

Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1964, No. 70.-