PREGUNTAS BÍBLICAS

PÁGINA PRINCIPAL de PREGUNTAS BÍBLICAS
DEUTERONOMIO 26 - LA CANASTA DE LAS PRIMICIAS
MATEO 11:11 - EL MÁS PEQUEÑO EN EL REINO DE LOS CIELOS MAYOR ES QUE ÉL
MATEO 11:25 - SABIOS, ENTENDIDOS, NIÑOS
MATEO 12:31 - "LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU"
MATEO 13:33 - ¿QUÉ ES LA LEVADURA?
MATEO 16:19 - "LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS"
MATEO 24: 40, 41 - ¿UNO TOMADO, OTRO DEJADO?
MATEO 24 Y 25 - SUS GRANDES LINEAS
LUCAS 16: 1-13: EL MAYORDOMO Y LAS RIQUEZAS INJUSTAS
JUAN 16: 7-11: "EL CONSOLADOR... CONVENCERÁ AL MUNDO
JUAN 20:17 - NO ME TOQUES...
HECHOS 2: 1-13 - LENGUAS REPARTIDAS COMO DE FUEGO
HECHOS 2: 17-21 - LA PROFECÍA DE JOEL
HECHOS 16 - EL BAUTISMO DE INFANTES (Lidia)
ROMANOS 1: 16, 17 - LA JUSTICIA DE DIOS
ROMANOS 11:26 - TODO ISRAEL SERÁ SALVO
GÁLATAS 5:4 - CAER DE LA GRACIA
EFESIOS 4:26 - "AIRAOS, PERO NO PEQUÉIS"
HEBREOS 9:28 - ¿ARREBATAMIENTO PARCIAL?
HEBREOS 10:26 - ¿SI PECÁREMOS VOLUNTARIAMENTE...?
HEBREOS 12:2 - "EL AUTOR Y CONSUMADOR DE LA FE"
1 JUAN 5: 16, 17 - EL PECADO DE MUERTE
APOCALIPSIS 1:20 ¿QUIÉNES SON LOS ÁNGELES DE LAS SIETE IGLESIAS
APOCALIPSIS 4 - LOS 24 ANCIANOS
APOCALIPSIS 7:4 - LOS 144.000 SELLADOS
DIOS ES UNO
EL ANTICRISTO
EL AYUNO
ELECCIÓN - PREDESTINACIÓN
EL SEÑOR JESÚS COMO "HIJO DEL HOMBRE"
EL TRIBUNAL DE CRISTO
¿EN QUÉ CONSISTE LA FE?
¿ESTÁN LOS CRISTIANOS BAJO UN PACTO?
HABLAR U ORAR POR EL ESPÍRITU SANTO
JUDAS Y LA CENA DEL SEÑOR
LA MORADA DEL ESPÍRITU SANTO:¿EN LA CRISTIANDAD O EN LA IGLESIA?
LA PALABRA "SALVACIÓN" EN LAS ESCRITURAS
LAS EXPRESIONES "ESTE SIGLO" Y "EL SIGLO VENIDERO"
LOS ANGELES ¿QUIÉNES SON?
LOS SANTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO Y LA IGLESIA
¿Puede un creyente orar así: NO ESTÉS ENOJADO CONTRA NOSOTROS PARA SIEMPRE?
¿QUÉ SUCEDIÓ EN LA CRUZ CUANDO DIOS ABANDONÓ A JESÚS, TAL COMO ÉL DIJO?
REINO DE LOS CIELOS Y REINO DE DIOS
"UN SOLO CUERPO" Y "LA UNIDAD DEL ESPÍRITU"
VIVIFICADO Y SELLADO POR EL ESPÍRITU SANTO

 

"NO ME TOQUES, PORQUE

AÚN NO HE SUBIDO A MI PADRE"

 

(Juan 20:17)

 

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60)

 

 

Pregunta: ¿Cómo podemos explicar lo que dice el Señor a María Magdalena en Juan 20:17: "No me toques, porque aún no he subido a mi Padre"?

 

Respuesta: Contestaremos a esta pregunta transcribiendo dos extractos sacados de los tomos "Estudios sobre el Evangelio de Juan" escritos por dos venerados siervos del Señor en el siglo pa­sado:

 

I.- María Magdalena se caracterizaba por el conoci­miento, pero sí su amor, su afecto por el Señor, la capacitaba para comunicar lo que Él tenía en Su corazón, para ser Su men­sajera. En cuanto a su posición, ella representa el remanente judío apegado a la Persona del Señor, pero ignorante de los glo­riosos consejos de Dios. Ella pensaba haber encontrado de nuevo a Jesús resucitado, por cierto, pero vuelto otra vez a este mundo para ocupar el lugar de honor que le correspondía, y satisfacer las aspiraciones y los afectos de aquellos que habían dejado todo por Él en Sus días de humillación, descono­cido del mundo y rechazado por Su pueblo. Pero ya no era posible que se presentase bajo esta forma; en los consejos de Dios había para Él una gloria mucho más excelente, y bendiciones mucho más preciosas para nosotros... "No me toques" le dice el Señor, "porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios." Ella no podía tener al Señor, aun resucitado, de regreso como Mesías sobre la tierra. Él debía primeramente subir a Su Padre y recibir el reino, para volver otra vez. Pero había más aún: Él había cumplido una obra que le colocaba, como hombre, y como Hijo que era desde siempre, cerca del Padre en la gloria, siendo hombre en esta relación bendita; además, esta obra de redención colocaba a los Suyos en la misma gloria y en las mismas relaciones que Él. Esta obra era el fundamento de todo: en ella Dios mismo, y el Padre, habían sido plenamente glorificados, y se habían dado a conocer según todas Sus perfecciones. (Compárese con Juan 13: 31-32 y 17: 4-5) Conforme a esas perfecciones los discípulos están introducidos en la posición y en la relación de Jesús mismo con Dios: era el fruto necesario de la Obra de Cristo: sin él, no hubiera visto el trabajo de Su alma (Isaías 53).

...Vemos pues, que el Señor no permite que María le toque y le adore como si hubiese estado presente corporalmente en Su reino terrenal, porque aún no había subido a Su Padre, lo cual era necesario para que pudiera manifestar la plenitud de Su gloria, y dar a conocer que este reino era verdaderamente el del Padre, y tenía su raíz y su fuente en las más elevada gloria.

 

J. N. Darby

 

 

II.- El amor que María Magdalena le tenía al Señor era tal vez un amor ignorante, pero ella Le amaba. Aparecen, por cierto, en ella, pensamientos humanos, pero Él era el único objeto de su corazón, y, en Su gracia, le hará encontrar el fruto de su amor. Ella había aprendido a conocer a Jesús "en la carne", y en este aspecto había sido la más fiel. Ahora el Señor quiere encaminarla a un conocimiento más amplio y sublime; quiere llevarla hacia regiones más elevadas que aquellas en las cuales se limitaban sus pensamientos, quiere conducirla "al monte de la mirra y al collado del incienso" (Cantares 4:6).

—Para hacerlo gradualmente y con tacto, suavemente, Jesús empieza por corresponder al objeto humano de María: Su voz amada y bien conocida de ella la llama una vez más por su nombre: ¡María! ¡Sí! ésta era la nota que contestaba a todo lo que había en su corazón, la única que podía encontrar eco en el alma de María. Si Jesús le hubiese aparecido en Su glo­ria celestial, hubiera sido un extraño para ella, porque has­ta entonces Le conocía solamente como a Jesús.

Con todo, esta es la última vez que María puede conocerle "en la carne", porque ha resucitado de los muertos, y va a subir a Su Padre en el cielo. La tierra ya no puede ser el lugar de Su comunión con los Suyos. "No me toques" dice el Señor, "por­que aún no he subido a mi Padre". (Observemos que es la mis­ma experiencia que hacen los discípulos en el capítulo 16 de este evangelio: aprender que deberán perder a Cristo en la carne, y tener comunión con Él en la bendita esfera en que ha en­trado).

Es hermoso notar que todo esto concuerda perfectamente con el carácter del Evangelio de Juan. En Mateo, vemos que, saliendo del sepulcro las mujeres, encontraron al Señor, y Él les dejó abrazar Sus pies y adorarle, mientras que aquí, dice a María: "No me toques". Es que el evangelio de Juan nos muestra al Señor en medio de la familia celestial, y no en Su reino de Israel y en Su gloria terrenal. Es verdad que la re­surrección le garantiza esta gloria y este reino, pero ella es también la condición de vida para los lugares celestiales, y éste es el tema del evangelio de Juan.

María es, pues, la primera en ser enseñada acerca de los gloriosos y más amplios modos de obrar o consejos de la gracia del Señor, y viene a ser para Sus hermanos la feliz mensajera de las bue­nas nuevas del país lejano. Entretanto, el mismo Señor se dispone a ir hacia ellos, con una bendición que excede todo lo que habían conocido hasta ahora. Las nuevas traídas por Ma­ría parecen haberlos preparado. No manifiestan espanto ni in­credulidad; están reunidos, como la familia de Dios, y el Hermano primogénito entra, cargado del fruto de Su santa labor por ellos. ¡Qué reunión más bendita, en la presencia del Señor! Fue una visita del Primogénito a la familia del Padre celestial, en una esfera que se hallaba más allá de la muerte y fuera del mundo. Y tal es, hermanos, el lugar de la reunión prometida con el Señor.

 

J. G. Bellett

 

Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1963, No. 66.-

volver a sitio EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

* * * * * * *