PREGUNTAS BÍBLICAS

PÁGINA PRINCIPAL de PREGUNTAS BÍBLICAS
DEUTERONOMIO 26 - LA CANASTA DE LAS PRIMICIAS
2 SAMUEL 24: 18-25 y 1 CRÓNICAS 21: 18-30 - LA ERA
MATEO 11:11 - EL MÁS PEQUEÑO EN EL REINO DE LOS CIELOS MAYOR ES QUE ÉL
MATEO 11:25 - SABIOS, ENTENDIDOS, NIÑOS
MATEO 12:31 - "LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU"
MATEO 16:19 - "LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS"
MATEO 24: 40, 41 - ¿UNO TOMADO, OTRO DEJADO?
MATEO 24 Y 25 - SUS GRANDES LINEAS
LUCAS 16: 1-13: EL MAYORDOMO Y LAS RIQUEZAS INJUSTAS
JUAN 16: 7-11: "EL CONSOLADOR... CONVENCERÁ AL MUNDO
JUAN 20:17 - NO ME TOQUES...
HECHOS 2: 1-13 - LENGUAS REPARTIDAS COMO DE FUEGO
HECHOS 2: 17-21 - LA PROFECÍA DE JOEL
ROMANOS 1: 16, 17 - LA JUSTICIA DE DIOS
ROMANOS 11:26 - TODO ISRAEL SERÁ SALVO
GÁLATAS 5:4 - CAER DE LA GRACIA
EFESIOS 4:26 - "AIRAOS, PERO NO PEQUÉIS"
HEBREOS 9:28 - ¿ARREBATAMIENTO PARCIAL?
HEBREOS 10:26 - ¿SI PECÁREMOS VOLUNTARIAMENTE...?
1 JUAN 5: 16, 17 - EL PECADO DE MUERTE
APOCALIPSIS 1:20 ¿QUIÉNES SON LOS ÁNGELES DE LAS SIETE IGLESIAS
APOCALIPSIS 4 - LOS 24 ANCIANOS
APOCALIPSIS 7:4 - LOS 144.000 SELLADOS
DIOS ES UNO
EL ANTICRISTO
EL AYUNO
ELECCIÓN - PREDESTINACIÓN
EL SEÑOR JESÚS COMO "HIJO DEL HOMBRE"
EL TRIBUNAL DE CRISTO
¿EN QUÉ CONSISTE LA FE?
HABLAR U ORAR POR EL ESPÍRITU SANTO
"HIJO DEL HOMBRE" (Significado y carácter)
JUDAS Y LA CENA DEL SEÑOR
LA PALABRA "SALVACIÓN" EN LAS ESCRITURAS
LAS EXPRESIONES "ESTE SIGLO" Y "EL SIGLO VENIDERO"
LOS ANGELES ¿QUIÉNES SON?
LOS SANTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO Y LA IGLESIA
¿Puede un creyente orar así: NO ESTÉS ENOJADO CONTRA NOSOTROS PARA SIEMPRE?
¿QUÉ SUCEDIÓ EN LA CRUZ CUANDO DIOS ABANDONÓ A JESÚS, TAL COMO ÉL DIJO?
"UN SOLO CUERPO" Y "LA UNIDAD DEL ESPÍRITU"

Leer o guardar en formato PDF

Leer o guardar en formato PDF

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H.B.Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza)

LA CANASTA DE LAS PRIMICIAS (Deuteronomio 26)

 

 

         Pregunta: El Sr. M. F. pregunta, ¿se limita la canasta de las primicias a la entrada de Israel en la tierra, o era una oblación repetida y constante? También, ¿en qué se verifica ahora en los creyentes?

 

         Respuesta: Es evidente que ello se aplica a la posesión de la tierra por parte de Israel en cualquier momento. Las últimas palabras del primer versículo de Deuteronomio 26 implican lo mismo. "Y será, que cuando hubieres entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da por herencia, y la poseyeres y habitares en ella, que tomarás", etc. (Deuteronomio 26: 1, 2 - VM). Éxodo 23:19; Levítico 23; y Números 18:13, confirman esto plenamente. Era una ordenanza permanente en la tierra. El espíritu de la ofrenda es, asimismo, evidente: - una profesión completa delante de Dios de que ellos poseían las cosas que Él había prometido a sus padres. El padre de ellos había sido "un arameo a punto de perecer" (Deuteronomio 26:5), un esclavo en Egipto; y la redención los había sacado de allí, y los había llevado a la buena tierra de la cual estaban disfrutando ahora plenamente. Por lo tanto, ellos debían venir a reconocer al Dador, ofreciéndole las primicias. Ellos adoraban y se alegraban en todo el bien que el Señor les había dado, y esto en gracia, con el Levita y el extranjero.

 

         De qué forma se relaciona todo esto con la manera en que el creyente hace ahora la ofrenda, es evidente. La respuesta no es otra que con toda su adoración, el reflejo, y el hecho de devolver a Dios el fruto - las primicias, si es que la fe verdadera y la piedad están allí, de lo que Dios mismo ha revelado ser para él, y de ese gozo celestial al cual Él le ha introducido. Tal es, apropiadamente, lo que Dios llama "lo que es vuestro" (Lucas 16:12); puesto que nosotros somos peregrinos en la tierra, 'lo nuestro' no está en el desierto. Se encontrará, en la Escritura, y en todas partes, y siempre, que la característica de la piedad es que el primer efecto de la bendición es volver a Dios y reconocerlo allí, y no el disfrute personal de dicha bendición, lo cual, sin esto, nos desvía de Dios. Aun el amor que dio está más presente que el don. Vean a Eliezer en el pozo (Génesis 24), el leproso Samaritano limpiado (Lucas 17), y una multitud de otros ejemplos. Aquel que dio está más y más ante nosotros que el propio don. Este es el carácter elevador del disfrute divino. Lo disfrutamos, entonces, libremente y de manera bienaventurada, ciertamente, y la corriente de la gracia fluye al Levita y al extranjero - a aquellos cuyos corazones están en necesidad, y que no tienen una herencia en la tierra que nosotros disfrutamos. Se trata, entonces, del regreso del corazón a Dios en el disfrute de las bendiciones celestiales que son el fruto de la redención. El Cristiano puede disfrutar, también, o adorar así, cuando él es consciente de que las cosas celestiales son suyas. Se trata de la profesión, la abierta confesión de esto; si él no está consciente de esto, tampoco puede traer su canasta de primicias. "Un arameo a punto de perecer" era una cosa pasada. La adoración se fundamentaba sobre la posesión de la bendición y sobre una herencia conocida - un tipo, o una figura, de estar sentados en los lugares celestiales en Cristo Jesús. (Efesios 1:3). No se trata de agradecimiento por las promesas, independientemente que eso tenga su lugar, sino de agradecimiento de que ellas están cumplidas - en Cristo, sí y amén. La redención es reconocida como una cosa cumplida que nos ha puesto en posesión, aunque nosotros tenemos que esperar aún por la redención del cuerpo. (Romanos 8:23).

 

         Este es, efectivamente, el carácter general del libro de Deuteronomio. No se trata del acercarse a Dios en el santuario por medio de un sacrificio, sino de que los que componen el pueblo - no meramente el sacerdote por ellos - están en posesión, y, por ende, se trata de los sentimientos hacia Dios mismo, y hacia los afligidos de los hombres, en el disfrute de la bendición; porque gracia con liberalidad conviene a aquel que ha recibido todo a través de la gracia (Mateo 10:8). Comparen con Deuteronomio 16 donde aun los varios grados de esto se trazan en las tres fiestas principales del Señor. De allí, también, la responsabilidad del pueblo en cuanto a la continuidad del disfrute de la bendición; porque es en la senda de obediencia que tal disfrute es conocido. Deuteronomio es un libro que contiene la enseñanza práctica más profunda en este respecto.

 

THE BIBLE TREASURY (Second Edition, 1868), Vol. 1, Abril 1857, página 178.

 

Traducido del Inglés por: B.R.C.O. - Junio 2010.-

volver a sitio EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

* * * * * * *