PREGUNTAS BÍBLICAS

PÁGINA PRINCIPAL de PREGUNTAS BÍBLICAS
DEUTERONOMIO 26 - LA CANASTA DE LAS PRIMICIAS
MATEO 11:11 - EL MÁS PEQUEÑO EN EL REINO DE LOS CIELOS MAYOR ES QUE ÉL
MATEO 11:25 - SABIOS, ENTENDIDOS, NIÑOS
MATEO 12:31 - "LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU"
MATEO 13:33 - ¿QUÉ ES LA LEVADURA?
MATEO 16:19 - "LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS"
MATEO 24: 40, 41 - ¿UNO TOMADO, OTRO DEJADO?
MATEO 24 Y 25 - SUS GRANDES LINEAS
LUCAS 16: 1-13: EL MAYORDOMO Y LAS RIQUEZAS INJUSTAS
JUAN 16: 7-11: "EL CONSOLADOR... CONVENCERÁ AL MUNDO
JUAN 20:17 - NO ME TOQUES...
HECHOS 2: 1-13 - LENGUAS REPARTIDAS COMO DE FUEGO
HECHOS 2: 17-21 - LA PROFECÍA DE JOEL
ROMANOS 1: 16, 17 - LA JUSTICIA DE DIOS
ROMANOS 11:26 - TODO ISRAEL SERÁ SALVO
GÁLATAS 5:4 - CAER DE LA GRACIA
EFESIOS 4:26 - "AIRAOS, PERO NO PEQUÉIS"
HEBREOS 9:28 - ¿ARREBATAMIENTO PARCIAL?
HEBREOS 10:26 - ¿SI PECÁREMOS VOLUNTARIAMENTE...?
HEBREOS 12:2 - "EL AUTOR Y CONSUMADOR DE LA FE"
1 JUAN 5: 16, 17 - EL PECADO DE MUERTE
APOCALIPSIS 1:20 ¿QUIÉNES SON LOS ÁNGELES DE LAS SIETE IGLESIAS
APOCALIPSIS 4 - LOS 24 ANCIANOS
APOCALIPSIS 7:4 - LOS 144.000 SELLADOS
DIOS ES UNO
EL ANTICRISTO
EL AYUNO
ELECCIÓN - PREDESTINACIÓN
EL SEÑOR JESÚS COMO "HIJO DEL HOMBRE"
EL TRIBUNAL DE CRISTO
¿EN QUÉ CONSISTE LA FE?
¿ESTÁN LOS CRISTIANOS BAJO UN PACTO?
HABLAR U ORAR POR EL ESPÍRITU SANTO
JUDAS Y LA CENA DEL SEÑOR
LA MORADA DEL ESPÍRITU SANTO:¿EN LA CRISTIANDAD O EN LA IGLESIA?
LA PALABRA "SALVACIÓN" EN LAS ESCRITURAS
LAS EXPRESIONES "ESTE SIGLO" Y "EL SIGLO VENIDERO"
LOS ANGELES ¿QUIÉNES SON?
LOS SANTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO Y LA IGLESIA
¿Puede un creyente orar así: NO ESTÉS ENOJADO CONTRA NOSOTROS PARA SIEMPRE?
¿QUÉ SUCEDIÓ EN LA CRUZ CUANDO DIOS ABANDONÓ A JESÚS, TAL COMO ÉL DIJO?
REINO DE LOS CIELOS Y REINO DE DIOS
"UN SOLO CUERPO" Y "LA UNIDAD DEL ESPÍRITU"
VIVIFICADO Y SELLADO POR EL ESPÍRITU SANTO

 

NO ESTÉS ENOJADO CONTRA NOSOTROS PARA SIEMPRE

 

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60) excepto en los lugares en que, además de las comillas dobles (""), se indican otras versiones, tales como:

 

VM = Versión Moderna, traducción de 1893 de H. B. Pratt, Revisión 1929 (Publicada por Ediciones Bíblicas - 1166 PERROY, Suiza).

 

 

Pregunta: ¿Por qué un creyente no puede usar la oración, «No estés enojado contra nosotros para siempre» (Salmo 85:5)? ¿Acaso no se disgusta Dios, o se enoja con nosotros, cuando pecamos? ¿No debemos, en este caso, procurar ser perdonados? ¿Y acaso no está Dios enojado con nosotros hasta que hayamos buscado Su perdón?

E. J.

 

Respuesta: El primer punto que es necesario tener en cuenta es que la Palabra de Dios declara expresamente que el creyente en Cristo está libre de condenación. "No hay pues ahora condenación alguna para los que están en Cristo Jesús." (Romanos 8:1 – VM). Tampoco es este su privilegio actual solamente; su continuidad les está prometida por la misma Palabra. "Quien oye mi palabra, y cree a aquel que me envió, tiene vida eterna, y no entra en condenación, sino que ha pasado ya de muerte a vida." (Juan 5:24 – VM). Además, el estado del creyente en este respecto, es contrastado en la Escritura con el del incrédulo. "El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él." (Juan 3:36). Entonces, si lo que distingue una clase de la otra es que la ira de Dios está sobre el incrédulo, mientras que ya no está más sobre el creyente, resulta muy evidente que ningún creyente puede usar inteligentemente la oración, «No estés enojado contra nosotros para siempre.»

 

En cuanto a las preguntas restantes, es de suma importancia distinguir entre la relación natural que todos nosotros mantenemos con Dios como criaturas, y esas relaciones nuevas, bienaventuradas, con Él, en las que entramos en el momento en que se puede decir verdaderamente acerca de nosotros de que somos creyentes en Cristo. Como criaturas, somos responsables para Dios, el santo, el justo, Juez de todos. Como criaturas caídas, estamos condenados completamente y sin esperanza. "No entres en juicio con tu siervo; Porque no se justificará delante de ti ningún ser humano." (Salmo 143:2). Tal era la confesión del salmista, anterior a la consumación de la redención, y al triunfo pleno de la gracia en la muerte, resurrección, y ascensión de nuestro Señor. Fue por nuestra total inhabilidad de estar así en juicio delante de Dios que Cristo tomó nuestro lugar, y llevó nuestros pecados en su propio cuerpo sobre el madero. (1ª. Pedro 2:24). Si la gracia ha atraído nuestros corazones a aquel bendito Salvador, tenemos la Palabra de Dios que nos asegura que en Su muerte en la cruz, nuestra posición completa como criaturas condenadas, pecadoras delante de Dios llegó a su fin. Creyendo en Él, "tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados." (Efesios 1:7). El propio creyente es una persona justificada, acepta. "Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús." (Romanos 3:24). "Aceptos en el Amado" (Efesios 1:6). El creyente entra así, en el momento en que es un creyente, en una relación con Dios enteramente nueva. Ya no está condenado, ni bajo la ira, sino que es una persona perdonada, justificada, acepta, por la gracia ilimitada de Dios, y la eficacia infinita de la preciosa obra de Cristo. El creyente es adoptado, además, en la familia de Dios; sí, nacido de Dios, y es así, realmente, Su hijo. Él es uno con Cristo, como un miembro de Su cuerpo, —"porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos." (Efesios 5:30).

 

Estando en estas nuevas relaciones con Dios, es posible para el creyente, sin duda alguna, fracasar en el servicio y la obediencia adecuados a dichas relaciones. Es posible, incluso, que por falta de dependencia práctica de Dios, y de vigilancia contra el enemigo, él pueda caer en pecado. Puede necesitar, de este modo, el perdón de Su Padre, o necesitar misericordia "del Señor" —del Señor Jesucristo. Pero en ninguno de los casos su pecado necesita el perdón, en cualquiera de esos sentidos que él mismo una vez necesitó, para que llegara a ser un hijo de Dios, y un miembro de Cristo. El perdón y la justificación que acompañan a mi introducción a la familia de Dios son concedidos una vez y para siempre; y las relaciones con Dios a las que he sido llevado así, son tan inmutables como Él mismo. Pero si, siendo un hijo de Dios, yo estoy contra mi Padre, Su gobierno paternal se extiende a este caso, y puedo tener que sufrir los castigos presentes de Su mano, "Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación." (1ª. Pedro 1:17). Pero ¡qué amplio es el contraste entre los castigos del Padre, los cuales emanan del amor y son enviados "para que participemos de su santidad" (Hebreos 12:10), y esa "ira" o "enojo" que reposa sobre los incrédulos, y de los cuales somos librados una vez y para siempre, cuando el ojo reposa, en fe, en Cristo y Su sangre preciosa!

 

Además, es a este estado de cosas que se aplica la abogacía y el sacerdocio de Cristo. Tampoco es el objeto de estas bienaventuradas provisiones de gracia dirigir hacia nosotros el corazón de nuestro Dios y Padre, como si nuestros pecados y fracasos nos hubiesen alejado de ese corazón de amor. "Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados." (1ª. Juan 2: 1, 2). Nuestro Padre querría tenernos tan ocupados con la revelación de Él mismo en Cristo, el Hijo de Su amor, como para guardarnos de pecar. Pero si, para nuestra vergüenza y dolor, nosotros pecamos, no se trata de que Él deja de ser nuestro Padre, o de que necesitemos una nueva justificación. Abogados tenemos para con el Padre, a Jesucristo, el cual, en el terreno de Su justicia consumada, y de haber sido Él la propiciación por nuestros pecados, ruega por nosotros, y obtiene esas provisiones de gracia mediante las cuales nuestras almas, humilladas y restauradas, disfrutan nuevamente del intacto resplandor del rostro de nuestro Padre, de la inmutable dulzura del amor de nuestro Padre.

 

Difícilmente podría haber una respuesta más específica a las consultas que están ante nosotros que las que nos ofrecen las palabras del apóstol en Romanos 8, donde, habiendo considerado cada aspecto en los que el tema de la seguridad y la bienaventuranza del creyente pudo ser considerado, él pregunta triunfalmente, "¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros."

 

William Trotter

 

Publicado en la revista "The Bible Treasury", Primera y Segunda Edición, Febrero 1858.-

 

Traducido del Inglés por: B.R.C.O. – Abril 2013.-

Versión Inglesa
Versión Inglesa

volver a sitio EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

* * * * * * *