PREGUNTAS BÍBLICAS

PÁGINA PRINCIPAL de PREGUNTAS BÍBLICAS
DEUTERONOMIO 26 - LA CANASTA DE LAS PRIMICIAS
MATEO 11:11 - EL MÁS PEQUEÑO EN EL REINO DE LOS CIELOS MAYOR ES QUE ÉL
MATEO 11:25 - SABIOS, ENTENDIDOS, NIÑOS
MATEO 12:31 - "LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU"
MATEO 13:33 - ¿QUÉ ES LA LEVADURA?
MATEO 16:19 - "LAS LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS"
MATEO 24: 40, 41 - ¿UNO TOMADO, OTRO DEJADO?
MATEO 24 Y 25 - SUS GRANDES LINEAS
LUCAS 16: 1-13: EL MAYORDOMO Y LAS RIQUEZAS INJUSTAS
JUAN 16: 7-11: "EL CONSOLADOR... CONVENCERÁ AL MUNDO
JUAN 20:17 - NO ME TOQUES...
HECHOS 2: 1-13 - LENGUAS REPARTIDAS COMO DE FUEGO
HECHOS 2: 17-21 - LA PROFECÍA DE JOEL
HECHOS 16 - EL BAUTISMO DE INFANTES (Lidia)
ROMANOS 1: 16, 17 - LA JUSTICIA DE DIOS
ROMANOS 11:26 - TODO ISRAEL SERÁ SALVO
GÁLATAS 5:4 - CAER DE LA GRACIA
EFESIOS 4:26 - "AIRAOS, PERO NO PEQUÉIS"
HEBREOS 9:28 - ¿ARREBATAMIENTO PARCIAL?
HEBREOS 10:26 - ¿SI PECÁREMOS VOLUNTARIAMENTE...?
HEBREOS 12:2 - "EL AUTOR Y CONSUMADOR DE LA FE"
1 JUAN 5: 16, 17 - EL PECADO DE MUERTE
APOCALIPSIS 1:20 ¿QUIÉNES SON LOS ÁNGELES DE LAS SIETE IGLESIAS
APOCALIPSIS 4 - LOS 24 ANCIANOS
APOCALIPSIS 7:4 - LOS 144.000 SELLADOS
DIOS ES UNO
EL ANTICRISTO
EL AYUNO
ELECCIÓN - PREDESTINACIÓN
EL SEÑOR JESÚS COMO "HIJO DEL HOMBRE"
EL TRIBUNAL DE CRISTO
¿EN QUÉ CONSISTE LA FE?
¿ESTÁN LOS CRISTIANOS BAJO UN PACTO?
HABLAR U ORAR POR EL ESPÍRITU SANTO
JUDAS Y LA CENA DEL SEÑOR
LA MORADA DEL ESPÍRITU SANTO:¿EN LA CRISTIANDAD O EN LA IGLESIA?
LA PALABRA "SALVACIÓN" EN LAS ESCRITURAS
LAS EXPRESIONES "ESTE SIGLO" Y "EL SIGLO VENIDERO"
LOS ANGELES ¿QUIÉNES SON?
LOS SANTOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO Y LA IGLESIA
¿Puede un creyente orar así: NO ESTÉS ENOJADO CONTRA NOSOTROS PARA SIEMPRE?
¿QUÉ SUCEDIÓ EN LA CRUZ CUANDO DIOS ABANDONÓ A JESÚS, TAL COMO ÉL DIJO?
REINO DE LOS CIELOS Y REINO DE DIOS
"UN SOLO CUERPO" Y "LA UNIDAD DEL ESPÍRITU"
VIVIFICADO Y SELLADO POR EL ESPÍRITU SANTO

 

"EL CONSOLADOR… CONVENCERÁ AL MUNDO DE PECADO, DE JUSTICIA Y DE JUICIO."

 

 

Todas las citas bíblicas se encierran entre comillas dobles ("") y  han sido tomadas de la Versión Reina-Valera Revisada en 1960 (RVR60)

 

 

Pregunta: ¿Cuál es el significado de Juan 16: 7-11, y especialmente el del versículo 8: "El Consolador... convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio."?

 

Respuesta: La presencia del Espíritu Santo en el mundo tiene como objeto el de redargüirle, o mejor dicho convencerle (RVR1960) de pecado, de justicia, y de juicio. "Convencerá al mundo, de pe­cado." No se trata aquí de la acción del Espíritu sobre la conciencia de un hombre para demostrarle su culpabilidad, su estado de pecado, sino de un testimonio del estado del mundo, por la misma presencia del Espíritu. El pecado se había mani­festado desde largo tiempo en el mundo; pero ahora Dios mis­mo había venido en gracia. Todas Sus perfecciones, Su bondad y Su poder, obrando para liberar al hombre de los efectos del pecado, habían sido manifestados en este mundo, en gracia para con los hombres, y con una paciencia perfecta, pero el hombre HA RECHAZADO a Dios. "Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados." (2ª. Corintios 5:19). Pero el hombre no quiso saber nada. Esto fue el pecado: no la convicción de las concupiscencias carnales, o las transgre­siones contra la ley de Dios, sino el rechazamiento definitivo y formal de Dios mismo. Si Dios no hubiera sido rechazado el Espíritu Santo no hubiera sido enviado. Por eso dice el Señor "por cuanto no creen en mí". (Juan 16:9).

 

"De justicia, por cuanto voy al Padre" (Juan 16:10). La justicia no exis­te en este mundo; ella es inseparable de Cristo; Él es la única justicia ante Dios para un alma. La justicia está pues arriba, en el cielo. Cristo había padecido y glorificado a Dios en todo lo que Él es: justicia contra el pecado, amor, majestad, verdad. Por eso se entregó. La justicia se halla pues en el hecho de que Aquel que se dio a Sí mismo para glorificar a Dios está sobre el trono del Padre, sentado a la diestra de Dios: "Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo" (Juan 13: 31, 32: compárese con Juan 17: 4-5). La presencia del Espíritu Santo sobre la tierra es la prueba, el testimonio de que Cristo ha subido a Su Padre y ha sido glorificado: "mas si me fuere, os lo enviaré" (Juan 16:7). Pero, la terrible consecuencia es que este mundo ya no se Le verá como Salvador, en gracia y bondad: "veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo" (Marcos 14:62), pero será para el juicio. Por eso dijo el Señor (Juan 16:10): "Y no me veréis más". ¡Qué declaración más solemne!

 

"De juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juz­gado" (Juan 16:11). Como hemos dicho, Cristo fue rechazado; la voluntad y las concupiscencias de los hombres, su odio hacia la luz y su enemistad contra Dios les hacen responsables de este crimen. Pero ¿quién los dirigía y concentraba su enemistad contra Cristo? ¿Quién producía la indiferencia altiva y la crueldad de un Pilato, cuando, informado y alarmado, se unió al odio inconcebible de los jefes del pueblo, llenos de celos, y a los prejuicios de la multitud? ¿Quién unía a todos para que se so­lidarizaran con este crimen? Era el diablo; él es el príncipe de este mundo, demostrado y declarado como tal por la muerte del Salvador por la mano del hombre, y es juzgado por este mismo hecho. El mostró quien era en la condenación y muerte del Hijo de Dios venido en gracia. Antes y después de esta muerte, podía y podrá excitar las pasiones, suscitar las gue­rras, proveer a los deseos corrompidos de los corazones, pero todo esto era egoísta y parcial. Pero, cuando vino el Hijo, lo­gró reunir a todos, ¡sí! a todos aquellos que se odiaban y se despreciaban los unos a los otros, contra este solo objeto: Dios manifestado en bondad.

El momento no había llegado aún para el juicio de este mundo, pero el juicio de este mundo ya era cosa segura, por­que Aquél que le gobernaba completamente era el enemigo de Dios, como lo mostraba la cruz de Jesús. Ahora bien, la pre­sencia del Espíritu Santo era la prueba, no sólo de que Jesús era reconocido por Dios como Su Hijo, sino que, como Hijo del Hombre, era glorificado a la diestra de Dios. Además, es el testimonio de Pedro, es decir del Espíritu en Hechos 2. Sin esto, el Espíritu no hubiera venido al mundo y la glorificación del Hijo del Hombre era la condenación del prín­cipe de este mundo. La ruptura entre el mundo y Dios era completa y definitiva: verdad solemne en la cual no pensamos bastante. La pregunta que Dios le hace al mundo es: «¿Dónde está mi Hijo? ¿Qué has hecho de El?»

 

J. N. Darby

 

Revista "VIDA CRISTIANA", Año 1964, No. 67.-

volver a sitio EDIFICACIÓN ESPIRITUAL CRISTIANA EN GRACIA Y VERDAD

* * * * * * *